Manny Acta se define como “una mezcla de ingenios”

102

Santo Domingo.-Como una mezcla de ingenios (Santa Fe y Consuelo), comunidades de su natal San Pedro de Macorís, define su personalidad Manuel Elías Acta Peña (Manny), ex manager de Grandes Ligas y actual gerente de los Tigres del Licey en el béisbol profesional dominciano.

“Mi papá trabajó durante 30 años en el Consejo Estatal del Azucar, en el ingenio Santa Fe”, dice Acta. “Recuerdo que luego fue traslado al ingenio Consuelo en 1978. Yo tenía 12 años, ustedes saben que a esa edad los niños no se quieren mudar, pero yo sí, porque Consuelo es bastante famoso por ser una cantera para producir peloteros y allí iba a tener mayor oportunidad de jugar béisbol y baloncesto, que era lo que más me gustaba hacer”.

Amaba el básket

El hoy cotizado dirigente y ejecutivo de béisbol revela que cuando jovencito le gustaba más jugar baloncesto que béisbol y que incluso llegó a jugar en el torneo superior de Consuelo, “cosa que mi papá desaprobaba porque quería que yo fuera pelotero, pero yo lo desafiaba y como quiera me iba para la cancha a jugar baloncesto”.

“Como forma de persuadirme, un día papá me preguntó que cuantos dominicanos habían en la NBA y no pude señalarle a ninguno.

Luego me cuestionó sobre cuántos quisqueyanos había en las Grandes Ligas en ese momento, y tuve que admitir que una gran cantidad”, relata Acta.

Se graduó temprano

En cuanto a los estudios, Acta dice que se graduó bien temprano (a los 15 años) con honores en la secundaria, luego no sabía qué estudiar en la universidad, “pero me decidí por la agronomía porque en Consuelo había un señor (agrónomo) que andaba en un jeep, con un sombrero, una pistola y tenía la chica más linda de la comunidad. “Entonces decidí que en el futuro me gustaría ser como ese señor”, expresa.

La firma

Acta recuerda que comenzó a estudiar agronomía, pero su papá le dijo que detuviera la carrera y que probara a ver si lo firmaban como pelotero, ya que era bien joven y si no sucedía, entonces podía seguir estudiando.
“Fui firmado de una vez por 3 mil dólares como primera base (a los 17 años) por Houston, que era el equipo que yo quería”.

“Me destaqué los dos primeros años en ligas menores, pero el talento de uno le dice hasta donde uno puede llegar y entonces choqué con una pared, porque al pasar de clase A, la realidad me dio de frente”, expone Acta.

Franco, Griffin y Batista

Manny Acta relata que creció y se desarrolló entre los ingenios Santa Fe y Consuelo viendo a Julio Franco, Alfredo Griffin y el fallecido Rafael ‘Gallo’ Batista, quienes le sirvieron de inspiración para posteriormente convertirse en pelotero profesional. “Crecí viendo a Julio Franco, que utilizaba el número 14. Por donde quiera uno veía ese número y muchas camisetas que Julio traía de Estados Unidos. Crecí viendo a Alfredo Griffin, también al Gallo Batista. En ese tiempo me gustaban mucho los jeans y los tenis, y como ellos viajaban y yo soñaba con ser como ellos y tener bastantes”.

La meta mía en esa época eran los jeans y los tenis, nunca pensé en el Ford Mustang de Griffin, dice Acta, sonriendo al relatar la anécdota. Acta, quien fue firmado por Sijo Linares para Houston, recuerda que en ese tiempo los Astros tenían un acuerdo de trabajo con las Estrellas Orientales.

Tenían a César Cedeño como su gran estrella, pero también tenían Joaquín Andújar, Luis Pujols y Rafael Landestoy. “Por eso me identifiqué tanto con ese equipo, me gustaba mucho el color de su uniforme. “En mi corazón siempre ha estado la estrella de los astros”, revela.

-- publicidad --