Domingo, 22 de septiembre, 2019 | 8:11 pm

Mala bebida



Hace meses leí que el Congreso conocería un proyecto de ley para prohibir que conductores o pasajeros lleven botellas de bebidas alcohólicas destapadas en vehículos que circulen por las vías públicas.

Es excelente idea. ¿Qué habrá pasado? ¿Lo aprobaron? Es una aberración que tengamos expendios de tragos y cerveza con “drive-thru” y que en estaciones de gasolina funcionen tiendas que venden vinos y otras bebidas embriagantes.

Quienes puedan tomarse sus tragos sin problemas puede que den envidia a muchos, pero me parece algo completamente ajeno al sano juicio mezclar alcohol con gasolina.

Tomar alcohol y manejar sería menos peligroso si sólo fuera a fuñirse quien decide arriesgarse tan estúpidamente, pero las estadísticas demuestran que casi siempre hay víctimas inocentes cuando ocurren desgracias por conductores ebrios.

Un repaso sencillo de los sucesos trágicos en la prensa revela que con demasiada frecuencia mediaron alcohol o drogas. En países más civilizados está también prohibido tomar alcohol en la calle, pero aquí quizás eso sería pedir demasiado. Comencemos con los carros… ¡Pero hacerlo para ayer!

José Báez Guerrero

Publicidad