Lunes, 19 de agosto, 2019 | 11:50 pm

Madres con sana sexualidad



La palabra madre proviene del latín Mater: matris. Significa mujer o hembra que ha parido. En mi concepto no necesariamente tiene que haber parido, pues ser madre más allá de tener un niño en el vientre y darlo a luz.

La madre ama incondicionalmente, cuida a esa personita, la atiende siempre con la mayor dedicación y esmero en la medida de sus posibilidades.

Mas esa madre sigue siendo mujer y ser humano, por tanto, tiene que continuar su vida sexual activa y vivir una sana sexualidad.

La reproducción es una de las características de la sexualidad. En ella la madre tiene el papel protagónico ya que lleva en su vientre al embrión que luego se convierte en feto, aproximadamente durante 9 meses.

También son características de la sexualidad, la vinculación afectiva y el erotismo, las que no se pierden por ser madres y querer hacer nuestro papel lo más parecido a la perfección.

Las mujeres desde el embarazo tenemos ese sentimiento de madres, luego pasamos a la acción de criar ese hijo, convirtiéndolo en primero en nuestra lista de prioridades.

Y así debe de ser. Más, no debemos olvidar que la vida sexual con la pareja continúa y no debe entrar en conflicto con la cotidianidad y el cuidado de los hijos.

El cansancio, agotamiento y disminución de la energía, no deben ser causantes de que retomamen las madres, su vida sexual en la medida en que los hijos crecen.
Conectar con tu sexualidad te hace también, buena madre.

Publicidad