Lunes, 17 de junio, 2019 | 9:37 pm

Lula dice que 2019 será un año de resistencia y que no bajará la cabeza

Inacio Lula da Silva, expresidente de Brasil.
Inacio Lula da Silva, expresidente de Brasil.


Río de Janeiro, Brasil.- El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, encarcelado desde abril y condenado a 12 años por corrupción, afirmó hoy que 2019, año en que el ultraderechista Jair Bolsonaro inicia su mandato como jefe de Estado de Brasil, será de resistencia y que no bajará la cabeza.

“2019 será un año de mucha resistencia y mucha lucha, para impedir que nuestro pueblo sea aún más castigado de lo que ya fue. Brasil necesita cambiar sí, pero cambiar para mejor”, afirmó el exmandatario en un mensaje de año nuevo que escribió desde su celda y que fue publicado hoy en la página en internet del Partido de los Trabajadores (PT).

El mensaje en que Lula anuncia resistencia fue divulgado el mismo día en que Bolsonaro inicia un mandato de cuatro años, en los que promete que Brasil dará un giro hacia la derecha y pondrá fin a las políticas de izquierda que el PT impulsó en 13 años de Gobierno.

“Nuestro objetivo en 2019 debe ser la defensa del pueblo brasileño. Defender el derecho a la salud y educación de calidad; al empleo y a la oportunidad de estudiar y trabajar en paz por un Brasil mejor”, aseguró Lula, quien lideraba todas las encuestas de intención de voto para las presidenciales de octubre pasado pero fue impedido de disputar las elecciones por su condición de preso y condenado en segunda instancia.

De acuerdo con el líder socialista, un Brasil con más derechos para todos sólo es posible cuando se garantizan la plena democracia y los derechos a la libre organización, a la manifestación y a la expresión.

“Eso sólo será posible si todos son reconocidos como ciudadanos y ciudadanas; si se practica la verdadera justicia, sin persecución política, odio o prejuicio”, agregó el considerado presidente más carismático en la historia de Brasil, que alega haber sido condenado en el marco de una persecución para impedirle volver a la Presidencia.

Agregó que tuvo que iniciar el año en la celda en la que fue recluido, según él, sin haber cometido ningún crimen, condenado sin pruebas y sin derecho a un juicio justo.

“Pero no me siento solo. No estoy solo”, agregó. “Ellos pueden detener a una persona, como hicieron conmigo, pero no pueden encarcelar nuestras ideas y mucho menos impedir el futuro”, dijo.

En su mensaje de año nuevo, Lula dijo que desea que 2019 sea el inicio de un nuevo camino por un Brasil sin hambre y sin pobreza, son empleo digno y salud y educación para todos.

“No vamos a bajar la cabeza ni a dejar que nos quiten nuestra alegría de vivir y de batallar por días mejores. Siempre tuvimos coraje para luchar y tendremos coraje para recomenzar”, aseguró al referirse a su formación, que es desde hoy la principal fuerza de oposición a Bolsonaro.

“Como dice la canción del grande Chico Buarque- mañana será otro día”, concluyó el exmandatario.