Lula desactiva ruido de radicales golpistas

Lula desactiva  ruido de radicales golpistas

Luiz Inácio Lula da Silva actuó rápido con los golpistas.

Brasilia.-El presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, desactivó en dos días el ruido de la ultraderecha con un fuerte respaldo popular y decisiones que ya han desalentado a los más radicales seguidores del exmandatario Jair Bolsonaro.

Tal vez el mayor símbolo del significado del regreso de Lula al poder que ya había ejercido entre 2003 y 2010 se veía este martes frente al Cuartel General del Ejército en Brasilia, donde durante los dos últimos meses acamparon grupos radicales que exigían un golpe militar que mantuviera a Bolsonaro en el Gobierno. Del campamento que llegó a reunir a unas 10.000 personas, solo quedaban unas tiendas abandonadas y algunos carteles en el piso, en los que aún se leía “Fuerzas Armadas salven a Brasil”.

El campamento comenzó a mermar la semana pasada, cuando Bolsonaro viajó hacia Estados Unidos sin billete de vuelta, lo que fue considerado una “traición” por muchos activistas que hasta ese momento creían que iba a “accionar” a los militares.

El domingo, día de la investidura de Lula, caravanas bolsonaristas que habían partido de diversos puntos del país hacia Brasilia no concluyeron su camino, después de que las autoridades avisaron que no podrían llegar al cuartel del Ejército.

En Brasilia, unas 300 mil personas arroparon al nuevo presidente, que además recibió al mayor número de delegaciones extranjeras visto en una investidura en el país.



EFE

Noticias Relacionadas