Martes, 25 de junio, 2019 | 10:26 pm

Los problemas de la piel que pueden afectar al viajero en vacaciones

Incidencia. Enfermedades cutáneas suelen causar el 30 % de consultas pos vacaciones. Padecimiento. La dermatosis se puede clasificar en ambiental, tropical y no tropical.

silueta_p01


SANTO DOMINGO.-Viajar nos permite conocer otros lugares, ya sea fuera o dentro del país, pero también abre la puerta a las enfermedades, en especial las de la piel.

Los especialistas en dermatología coinciden en que las enfermedades cutáneas del viajero suelen causar el 20 a 30 por ciento de las consultas pos vacaciones.

De acuerdo a Víctor Pou Soares, dermatólogo flebólogo del Instituto Dermatológico Dominicano y Cirugía de Piel Dr. Huberto Bogaert Díaz (IDCP), esto se debe a que el cuerpo no está preparado para hacer frente a los cambios ambientales y a los diferentes microorganismos (parásitos, virus y bacterias) presentes en los lugares que se visitan.

Las más comunes

“Al no tener las defensa para enfrentarlos podemos desarrollar alguna dermatosis en la piel, las cuales se dividen en 3 grupos: ambientales, no tropicales y tropicales”.

Dentro de las ambientales, Pou Soares cita las alergias de contacto a plantas, frutos o savia; las dermatosis solares, picaduras de insectos y la del bañista; mientras las infecciones bacterianas, dermatosis fúngicas (producidas por hongos), escabiasis, pediculosis (piojos) y chinches son no tropicales o cosmopolitas; y en el grupo de las tropicales se citan las larva migrans, miasis y tungiasis.

Exposición solar

Para evitar quemaduras o queratitis debido a la exposición a los rayos del sol es esencial evitar las horas de mayor pico solar, beber abundante agua, protegerse con gafas de sol, sombrero y ropa que proteja las extremidades y utilizar protector mayor de 15 y retocarlo cada 2 horas.

No caminar descalzo

El especialista aconseja no caminar descalzo, para evitar la parasitación en suelos fangosos (nematodos como anquilostomas o estrongiloides) o arenosos y playas (tungiasis o nigua).

El calzado debe ser adecuado a la actividad a realizar para evitar heridas o lesiones traumáticas.

En los baños

El dermatólogo indica que solo es segura el agua clorada de las piscinas. Las aguas dulces pueden estar contaminadas por parásitos capaces de penetrar a través de la piel (esquistosomas), sobre todo las aguas remansadas próximas a núcleos habitados.

En el mar, en cambio, los riesgos vienen por picaduras o mordeduras de animales. Conviene recordar que algunas neurotoxinas son termolábiles, por lo que la aplicación de calor puede ser beneficiosa.

Las picaduras de medusa no se deben lavar con agua dulce, sino con agua salada y son útiles las compresas con vinagre.

Agua y alimentos
El agua y los alimentos pueden estar contaminados por microorganismos o por toxinas biológicas. La recomendación previa es seleccionar cuidadosamente los alimentos y bebidas que va ingerir.

Protección

—1— Consulta
Los viajeros deben asesorarse acerca del destino al que se dirigen y comentar con un médico el tipo de viaje.

—2— Artrópodos
Se debe recordar que los artrópodos e insectos son transmisores de diversas enfermedades, entre ellas malaria, dengue, zica, chikungunya, leishmaniasis y fiebre amarilla.

—3— Las picaduras
El riesgo de transmisión de dolencias por picaduras existe durante todo el día. Se aconseja vestir ropa de mangas largas y pantalones largos de color claro.

—4— Protección
Es esencial el uso de repelente en áreas descubiertas y, en algunos casos, sobre la ropa.