Jueves, 27 de junio, 2019 | 2:50 am

Los milenials dicen adiós al fútbol en EU

Los jóvenes están abandonando los deportes en la televisión

Contestants compete in an early round during the 6th Annual LG US National Texting Championship August 8, 2012 in New York's Times Square. A 16-year-old boy retained his title as America's fastest texter Wednesday in a duel of the thumbs staged before yelling fans on New York's Times Square. Austin Weirschke took home $50,000 prize money for the second time in two years when he bested 10 other texting demons in feats of thumb speed, memory and fluency in texting shorthand. One round was performed with the remaining contestants blindfolded and having 45 seconds to type the verse: "Twinkle, twinkle, little star, how I wonder what you are, up above the world so high, like a diamond in the sky." The event, sponsored by LG Electronics and using the company's cell phones, took place on a traffic island in Times Square.  AFP PHOTO/Stan HONDA        (Photo credit should read STAN HONDA/AFP/GettyImages)
Contestants compete in an early round during the 6th Annual LG US National Texting Championship August 8, 2012 in New York's Times Square. A 16-year-old boy retained his title as America's fastest texter Wednesday in a duel of the thumbs staged before yelling fans on New York's Times Square. Austin Weirschke took home $50,000 prize money for the second time in two years when he bested 10 other texting demons in feats of thumb speed, memory and fluency in texting shorthand. One round was performed with the remaining contestants blindfolded and having 45 seconds to type the verse: "Twinkle, twinkle, little star, how I wonder what you are, up above the world so high, like a diamond in the sky." The event, sponsored by LG Electronics and using the company's cell phones, took place on a traffic island in Times Square. AFP PHOTO/Stan HONDA (Photo credit should read STAN HONDA/AFP/GettyImages)


Nueva York.-Los jóvenes están abandonando los deportes en la tele –algo que infundirá miedo en los ejecutivos de televisión que tenían la esperanza de que los partidos en vivo serían inmunes a las distracciones de Netflix y los videojuegos.

Emisoras europeas como Sky Plc y Telefónica SA pagan miles de millones por derechos deportivos de transmisión y confían en la fascinación por los juegos para atraer gente a sus planes de banda ancha y televisión más caros. Walt Disney Co., dueño de ESPN, y emisoras como NBC también usan el deporte para desarrollar públicos y vender publicidad.

Hay, no obstante, indicios de que ya no cautiva a los jóvenes como a sus padres. Los espectadores de 18 a 24 años fueron los menos interesados en el deporte como género, según una encuesta que abarcó a 31,000 personas en 10 países, llevada a cabo por la firma de investigación Ampere Analysis.

La tendencia fue más pronunciada en los Estados Unidos y el Reino Unido, los mercados más avanzados en términos de adopción de internet y de fuentes alternativas de información y entretenimiento.

En esos países, el interés de los jóvenes en los deportes exhibió la mayor divergencia respecto del promedio correspondiente al país en su conjunto. (Las dos excepciones fueron Francia y Polonia, donde los jóvenes tienen un mayor interés.)

Es importante enfatizar que los datos son dispersos y tienen limitaciones. Nielsen, que hace un seguimiento y analiza minuciosamente las cifras de audiencia, dice que todavía se debe estudiar a fondo a los jóvenes y los deportes, en tanto las cifras disponibles al público correspondientes a otros mercados son mucho más escasas.