Lo que dice la Biblia sobre la epilepsia

1430

Santo Domingo.-  «Cuando llegaron a la multitud, se le acercó un hombre, que arrodillándose delante de Él dijo: Señor, ten misericordia de mi hijo, porque es epiléptico. La Biblia cuenta  que en ese momento Jesús reprendió al  demonio y el «espíritu inmundo» salió de él. Inmediato el muchacho quedó libre.

Hoy, 9 de febrero, se celebra el Día Internacional de la Epilepsia, instaurado  por la Liga Internacional Contra la Epilepsia (ILAE) y el Buró Internacional para la Epilepsia   (IBE).

En el ámbito cristiano y según registra la Biblia esta enfermedad es vista como una influencia demoniaca, pero   sí bien es cierto la ciencia ha diagnosticado esta reacción  cerebral como  una enfermedad provocada por un desequilibrio en la actividad eléctrica de las neuronas  de alguna zona del cerebro.

Se caracteriza por uno o varios trastornos neurológicos que dejan una predisposición en el cerebro a padecer convulsiones   recurrentes, que suelen dar lugar a consecuencias  neurobiológicas y psicológica.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calculó que casi 10 de cada 1000 personas en todo el mundo padecen epilepsia, lo que equivale a casi 50 millones de pacientes. La mayor parte de estos casos (un 90 por ciento) se registran en países en vías de desarrollo, mientras que los países desarrollados se estima que hay entre 40 y 70 nuevos casos por cada 100.000 personas.

 Crisis

Una crisis epiléptica o convulsión ocurre cuando una actividad anormal eléctrica en el cerebro  causa un cambio involuntario de movimiento o función del cuerpo, de sensación, de la capacidad de estar alerta o de comportamiento.

La crisis puede durar desde unos segundos  hasta varios minutos, e incluso en algunas crisis parciales pueden llegar a ser continuas, durante días , semanas o meses.

Síntomas

Los síntomas  que experimenta una persona durante una crisis epiléptica dependen del lugar en el cerebro en el cual ocurre la alteración de la actividad eléctrica. Por lo tanto, el cuadro clínico varía dependiendo del tipo de síndrome epiléptico causante de las crisis. Se denominan crisis tonico-clónicas (también llamada de grand mal) a aquellas en el que el paciente pierde el sentido y se desploma, se pone rígido y tiene espasmos musculares.

En las crisis parciales complejas, el paciente puede parecer confundido o aturdido y no podrá responder a preguntas ni a instrucciones.

Sin embargo, no todas las crisis son tan notables. Existen ataques muy leves (petit mal), los cuales apenas pueden ser percibidos por las personas de alrededor, siendo la única manifestación de la crisis epiléptica un parpadeo rápido o algunos segundos de mirada perdida con desconexión del medio; a este tipo de crisis epilépticas se les denomina ausencias y son relativamente frecuentes durante la infancia.

-- publicidad --