Domingo, 24 de marzo, 2019 | 7:31 am

Lo que debes saber sobre la vida de Luchy Vicioso

La artista falleció la madrugada de este lunes, según informó su hijo Freddyn Beras

viciosos


SANTO DOMINGO.- Durante su trayectoria artística fue una de las favoritas de los dominicanos entre las décadas de los 70 y 80. Ella nació el 19 de febrero del 1950. Su nombre de pila es Lucia Fior Daliza Vicioso Alsina (Luchy Vicioso).

La reconocida intérprete se inició en el espectáculo a los 9 años cuando participa en una audición con Rafael Solano y Manuel Troncoso en el popular programa de televisión “La hora del moro” (Rahintel) y desde ese entonces destacó por su melodiosa e inigualable voz. Un año después grabó su primer sencillo y a los trece hizo su primer disco de larga duración: “Matices”, con canciones de autores dominicanos como el maestro Solano.

Con apenas once años, junto a María Gracia Montés y Aida Lucía, pone en marcha su propio programa, “Los jueves de Luchy”.

Vicioso participó en importantes festivales de la canción, al tiempo que realizó varias giras nacionales e internacionales. En el 1975 participó en el Festival de la Voz y la Canción de Puerto Rico, en el que obtiene el primer lugar con la canción “Dime que más debo dar por ti”, de Yaqui Núñez del Risco y René del Risco Bermúdez. Dos años después, canta en el Festival de la Organización de la Televisión Iberoamericana (OTI), celebrado en Puerto Rico, quedando en el tercer lugar. Recibió del Gobierno dominicano la medalla al Mérito de la Mujer Dominicana.

Canciones como “Tus ojos”, “Magia”, “Eres un buen muchacho”, entre otros temas persisten en la memoria de varias generaciones que se han deleitado con la hermosa voz de Luchy Vicioso.

Grabó una gran cantidad de canciones con las que pudo ganarse un sitial privilegiado entre las artistas más talentosas. Entre ellas: “Canta mundo”, “Sígueme” y “Vida y carnaval” (Manuel Troncoso), “Alfonsina y el mar” (Ariel Ramírez), “Año nuevo” (Salvador Sturla), “Al nacer cada enero” (Cheo Zorrilla), “Y” (Mario de Jesús) y “No me abandones” de Bienvenido Brens.