Liderazo y desarrollo

Liderazo y desarrollo

Liderazo y desarrollo

Altagracia Suriel

El desarrollo centrado en la gente, en las personas y que genera capacidades y oportunidades se basa en los comportamientos, actitudes y prácticas de los líderes que lo sostienen.
Confucio planteaba que la primera función de un líder era educar a su pueblo. Enseñar principios éticos y morales que ayuden a las personas a ser mejores.

El gobierno de los principios revoluciona y transforma la realidad. La historia ha demostrado que los líderes que lideran principios son los hacen progresar a sus pueblos, los libran de las dependencias, de las discriminaciones, las injusticias y crean esperanza y bienestar.

El líder de desarrollo es trabajador. Es ejemplo de esfuerzo y dedicación. Su ejemplo de arrastra y compromete a otros a hacer lo mismo.

El liderazgo que incide en la prosperidad y felicidad de los ciudadanos y ciudadanas, impulsa el cambio. Hace cambiar la mentalidad y actitudes antiguas por valores positivos de progreso e innovación.
El líder de desarrollo construye un sentido de responsabilidad común y motiva un liderazgo horizontal que desarrolla el potencial humano a todos los niveles.

El líder que exige la sociedad basada en el ethos, es un eterno aprendiz, se capacita continuamente porque el éxito de cualquier proyecto depende de la competencia personal y de la inteligencia colectiva. Reconoce que la ignorancia, además de mala consejera, pronostica el fracaso.

El líder de desarrollo es honrado. Sabe que tiene el poder para servir, no para servirse de él. La honradez determina la condición de buen líder. Quien se enriquece usando su posición se empobrece moralmente y empobrece a su comunidad o a su pueblo.

El líder de desarrollo es un hombre o mujer de consenso y diálogo. Promueve la participación e identifica los intereses comunes porque sabe que lo mejor para la Patria se construye entre todos y todas.
El líder de desarrollo es un educador, estimula la confianza en su pueblo y saca de el lo mejor. Desarrolla capacidades y sustituye el derrotismo por el empoderamiento.

El líder de desarrollo es humilde. Su grandeza reside en la sencillez de saberse mortal, humano, y de poner siempre los pies en la tierra, recordando que todos compartimos la misma condición y que lo único que nos hace trascendentes es la bondad y el amor. Siguiendo a SOCRATES , para el líder, la única y verdadera aristocracia es ser bueno.



Altagracia Suriel