Miércoles, 20 de marzo, 2019 | 12:01 pm

Libro presenta reglas para uso correcto latín

La obra es autoría del profesor Luis F. Cruz

El catedrático  Luis F. Cruz habló durante una visita a la redacción de EL DÍA.
El catedrático Luis F. Cruz habló durante una visita a la redacción de EL DÍA.


Santo Domingo.-A diario las personas utilizan términos y expresiones derivadas del latín que se han adherido a la diversidad de lenguas como elementos propios. Sin embargo, en la mayoría de los casos la pronunciación de esos vocablos no es la correcta.

Partiendo de ahí, el profesor y escritor Luis Federico Cruz escribió el libro El “uso de la lengua latina”, una recopilación de términos procedentes del latín con sus respectivos significados, con el objetivo de que los hablantes tengan conocimiento de la influencia de esta lengua en el idioma castellano.

El escritor señala que aunque el latín es una lengua muerta porque no tiene apoyo oral ni se habla formalmente, mantiene su supervivencia manifiesta en la cotidianidad.

“He recopilado todo ese latín que las personas de los diversos niveles culturales usan en la cotidianidad con mucha tranquilidad, palabras comunes como “currículum vitae” y muchas otras que usamos por necesidad, pero que en cierto modo sacamos de origen”, señala Cruz.

En su escrito el profesor de Filosofía presenta un conjunto de reglas que ayudarán al hablante y al estudiante a orientar la pronunciación adecuada de ese latín con que “nos vemos todos los días”.

La importancia de la lengua latina para las personas de habla castellana, según explica Cruz, radica en que ésta fundamenta su punto de partida en aquella.

Aproximadamente el 70% de las palabras castellanas provienen del latín, es decir, indirectamente, el hispanohablante está haciendo uso parcial de la lengua originaria romana.

Palabras en latín que son usadas a diario:

Pensum

Referendum

Diferendum

Memorandum

Ultimatum

Curriculum

Magnum

Addendum

 

“Se pluralizan sustituyendo las dos últimas letras por el morfema “a”. Es un error frecuente oir o ver escrito: los addendums”, “los pensums”. Lo correcto es: “los addenda”, “los pensa”, etc, indica el escritor.

Entre las utilidades que ofrece el latín como lengua troncal o madre del español es que contribuye poderosamente a la implementación de una grafía (escritura) racional, deducida lógicamente, por la comprensión etimológica de la palabra misma que se emplea.