PUERTO PLATA.- Gran repudio ha causado en esta ciudad la decisión de un tribunal local de libertar a un bachatero acusado de supuestamente haber ultrajado su hijastra aprovechándose de la condición de salud de su exesposa.

Los jueces del Tribunal Colegiado de Puerto Plata favorecieron con libertad condicional mediante garantía económica de un millón de pesos en efectivo a Elías Martínez, quien es imputado de incurrir en los delitos de pederastia y agresión sexual.

Sin depositar ningún presupuesto o circunstancia nueva, el referido tribunal estimó que el imputado tenía suficiente arraigo para no escaparse de la justicia y le devolvió su pasaporte que supuestamente estaba vencido, no obstante tener visa Estadounidense.

Dicha sentencia ha recibido ácidas críticas en la población, ya que tanto la Corte de Apelación y el Juzgado de Instrucción de Puerto Plata, le habían negado al impetrante cinco solicitudes para variarle la coerción de prisión preventiva.

Se supo que las negaciones de ambos tribunales a las solicitudes de variación de la medida coercitiva, se debieron a los indicios en contra de Martínez, ya que con la gravedad de la pena a imponer ascendente a 20 años de prisión, el mismo representa un peligro de fuga.

El bachatero se encuentra encarcelado desde el 22 de marzo del presente año, tras ser acusado por su hijastra adolescente de haber abusado de ella durante más de 6 años, delito aberrante que se incrementó debido al estado de salud de su ex esposa Esther Cabrera.

“Estoy segura que se irá, debido a que hizo muchas deudas, por lo que no se quedará a esperar una condena. Ese tribunal no tuvo cuenta en criterio y la jurisprudencia en estos casos, ni tampoco la seguridad mía y de mi familia”, expresó Cabrera luego de la decisión judicial.

Gravedad del caso

Los ultrajes de Martínez contra su hijastra, llevaron la adolescente de 12 años de edad, a un estado depresivo muy grave que por poco se ahorca, se mostraba ansiosa y pronunciaba frases suicidas en la escuela, hasta que confesó que era abusada por su padrastro.

El caso fue tratado por la dirección de la escuela con la tutora de la menor, quien a instancia del centro escolar la llevó ante un psiquiatra y la evaluación incluyó un equipo integral de 3 psicólogos además de las pericias de un psicólogo forense.

La menor reveló que su acosador le decía que “eran esposos en secreto” ya desde los 7 años de edad, la correteaba con toqueteos en los glúteos y le daba besos en las orejas a espaldas de su madre.

Las indagatorias arrojaron que el citado bachatero un pederasta en potencia, debido a que también acosaba una sobrina de su mujer y a otra adolescente sordomuda, a la cual obligaba a masturbarlo y le tomaba fotos desnuda.

-- publicidad --