Viernes, 20 de septiembre, 2019 | 11:04 pm

Leonel Fernández



No adivino el futuro, incluso es insensato pretender hacerlo, pero es indudable que a pocos meses de las elecciones presidenciales no es descabellado señalar que el Dr. Leonel Fernández tiene más posibilidades que el resto de las candidaturas potenciales, tanto en el PLD como en el PRM, para ganar la presidencia de la República Dominicana en el 2020. El presente apunta a ese resultado. Muchas cosas pueden pasar que lo impidan, todas poco probables, y sí muchas circunstancias que apuntalarían su victoria justo ahora que desde el gobierno tienen un candidato.

Dos hechos son relevantes para explicar lo que señalé en el primer párrafo. 1) La dilatada indecisión (y reconocimiento de que le era imposible hacerlo) de Danilo Medina en impulsar una reforma constitucional para poder presentarse como candidato para un tercer periodo consecutivo y el consecuente agotamiento de la posibilidad de construir una alternativa entre sus seguidores; 2) La falta de talante opositor del PRM -demostrado nuevamente en su apoyo mayoritario a la reciente elección del presidente de la Cámara de Diputados- que lo convierte en una fuerza disolvente de un proyecto firme para sacar al PLD del Poder Ejecutivo. Con el apoyo oculto de Danilo y el PRM a Leonel Fernández, a él no le resultará muy difícil ganar y ejercer la presidencia por un cuarto periodo.

En contra del PLD y del Dr. Fernández gravita la desilusión de una gran parte de la clase media que se siente harta de la corrupción, la impunidad y el uso grosero del poder para humillar y avasallar. Le favorece el manejo de la economía nacional que ha permitido crecer con baja inflación (Fernández no es una caja de sorpresas como lo sería un Gonzalo o un Abinader en la gestión de la macroeconomía).

Leonel Fernández enfrentaría en un cuarto periodo la gestión de la deuda pública que ha escalado a niveles casi inmanejables y la orientación de la persecución de la corrupción heredada del danilismo (la de su gobierno lucen rancias). Ambos temas serían interesantes de discutir entre Leonel y Abinader si quieren una campaña de propuestas, pero me temo que ninguno de los dos plantearía algo significativo para los electores de clase media. Las elecciones se definirán por los sectores populares y la capacidad de los candidatos de moverlos a votar. Ahí se agotará “la voluntad popular”.

Hay dos factores de incertidumbre: uno es el hecho de que las elecciones municipales ocurrirán antes de las presidenciales, con el potencial de aprovechar sus resultados por uno u otro candidato, el otro es que se ha erradicado el voto de arrastre y eso expone al PLD a perder la mayoría en el Senado, eso si el PRM no le hace el favor de presentar candidatos malos a dichas posiciones.

Hoy luce Leonel Fernández ganador seguro. Esperemos el año entrante.

Publicidad