Sábado, 17 de agosto, 2019 | 1:56 pm

Lechuzas, aves que invitan al silencio

Ayudan a controlar plagas como las ratas, por ser alimento principal

30v-25_1p01


Santo Domingo.-Por hacer vida nocturna regularmente, las lechuzas son confundidas con un manto de misterio y hechicería, y en ocasiones pueden espantar al más sereno de los inmortales, ya que se refugian en cuevas, árboles frondosos y cocotales en la oscuridad.

Sin embargo, estas aves, que figuran entre las 307 especies que existen en la isla La Hispaniola, son inofensivas y el silbido que emiten “shiiii” se ha convertido en un mandato de silencio e inspiración de un cántico escolar que insta a evitar el bullicio o contaminación sónica entre los pequeñines.

De acuerdo con Domingo Sirí, ornitólogo, técnico de la Dirección de Biodiversidad y Vida Silvestre, en el país existen cinco tipos de lechuzas: la común (Tyto Alba); las caras cenizas, (Tyto glaucops), endémica o exclusiva de la isla; el cucú (Athene cuncularia); así como la orejita (Asio styqius) y la de sabana (Asio flamemmeus).

“En sentido general estas aves abarcan especies que se alimentan de ratas y ratones, a veces comen anfibios, reptiles y pequeñas avecillas, pero su alimento principal es a base de roedores.

De ahí su importancia, porque controlan ese tipo de plaga que compite con los alimentos nuestros y que transmiten enfermedades a los humanos”, detalló Siri.

Otra de las particularidades de estas es que poseen un “cóndilo occipital” en su cerebro que les permite mover el cuello y cabeza más que los humanos.

De forma particular, las caras cenizas, endémica de la isla, son “simpátricas” junto a las Tyto Alba, es de decir que pueden vivir en un mismo hábitat, áreas abiertas, sabanas y lugares poblados, tanto de bosques nublados, secoss como húmedos, según Siri.

Se planifican

Algunas hacen vida de noche y día, y aunque pueden poner de 6 a 8 huevos, tienen la particularidad, al igual que los humanos, que se planifican para tener sus crías en base a la disponibilidad de presas o alimentos que les puedan garantizar a sus polluelos.

Depredadores

“Sus huevos son consumidos por los desaprensivos, porque el hombre si ve algo verde lo corta y cuando es seco lo quema, destruyendo así la biodiversidad”, comentó el experto, tras especificar que esas especies de aves tienen la cara en forma de corazón y las cenizas se caracterizan por tener un tono blancuzco.