Martes, 23 de julio, 2019 | 8:46 pm

Las tres claves bíblicas para obtener la victoria



No importa cuánto tiempo inviertas diseñando una estrategia para salir airoso de una de tus batallas, pues si no sigues los lineamientos correctos nunca obtendrás la victoria.

Independientemente de cuál sea tu objetivo (casa, estudios, trabajo, etc), la Biblia nos presenta una serie de condiciones que debemos adoptar a fin de alcanzar la meta deseada.

Esas estrategias están diseminadas a lo largo y ancho del libro sagrado de los cristianos; replicadas en distintas historias, época y lugares, que aunque no se entrelacen entre sí, terminan instado a los mismo.

La primera de ella es la obediencia a las leyes y mandamiento de Dios; la segunda es la valentía y la tercera, el esfuerzo.

Así lo resume el libro de Josué, capítulo uno, un texto que relata las instrucciones dadas por Dios a Josué, sucesor de Moisés, antes de comenzar a guiar al pueblo de Israel a arrebatar de mano de sus ocupantes los territorios que Dios le había prometido entregar.

“Solamente esfuérzate, y sé muy valiente, y cuida de hacer conforme a toda la ley que mi siervo Moisés te mandó; no te apartes de ella ni a la derecha ni a la izquierda, para que prosperes en todas las cosas que emprendas”, enfatiza el versículo siete.

Sin valor ni valentía es imposible que una persona pueda transitar por esta vida de manera exitosa, puesto que los obstáculos y situaciones que se presentan ameritan de mucha gallardía para vencerlos.

Por igual, toda supuesta victoria que se produzca lejos del cumplimiento y la obediencia a Dios está determinada a ser efímera, poco sustanciosa o sin sentido; ya que la única forma de poseer lo que Él te ha de entregar es obedeciéndolo.

Si cumples estos pasos, Dios promete estar contigo. “Nadie te podrá hacer frente; no te dejaré, ni te desampararé”, verso cinco.

Publicidad