‘Las redes sin acción no son suficientes; también hay que salir a las calles’

Mensaje. Su pasado de adictos en recuperación los unió en jornadas que los llevó a la fundación de grupo cívico. Propósito. Sus denuncias buscan generar indignación en la población.

146
De izquierda a derecha José P. Monegro, Anyelo Mercedes, Eduardo Sánchez y Ricardo Ripoll en Los Coloquios de EL DÍA. NICOLAS MONEGRO

SANTO DOMINGO.-Haber tenido un pasado de adicciones se convierte en un obstáculo para la reinserción social, no así para Eduardo Sánchez y Ricardo Ripoll, dos de los fundadores del movimiento cívico Somos Pueblo.

“Muchos creen que nos hacen daño al señalar nuestro pasado y es todo lo contrario”, afirmó Ripoll, quien tiene 56 años y ha pasado gran parte de su vida luchando por causas sociales.

Explica que una de las cosas que enseñan a los adictos en recuperación es a insertarse productivamente en la sociedad “y eso es lo que hemos estado haciendo, aportando nuestro granito de arena”.

Eduardo, un joven “millennials” que aun no alcanza los treinta años de edad, cree que las actividades que desarrolla en Somos Pueblo sirven de estímulo para aquellos que están atravesando por un proceso de recuperación y que piensan que no tienen las fuerzas para darle algo valioso al país.

En su caso, mientras se recuperaba, completó una licenciatura en Psicología Clínica.
“Vivimos en una sociedad de mucha doble moral, publicamos nuestros antecedentes y lo hacemos para ayudar”, enfatizó Sánchez.

Los inicios

Eduardo también es músico y tenía la costumbre de publicar por las redes sociales canciones de protesta.

Fue así como Ricardo, un puertoplateño practicante de durf y administrador de profesión, le contactó y se inició su amistad.

“En ese proceso —comentó Ricardo—, nos dimos cuenta que teníamos bastantes cosas en común, incluidos familiares”.

Sus coincidencias los condujeron a lanzar Agosto 9 (A-9) en el verano del año 2015, una actividad que congregó a líderes comunitarios, sindicalistas y ciudadanos en sentido general.

“Allí debatimos el descargo judicial de Félix Bautista, hablamos sobre Odebrecht y Punta Catalina cuando nadie lo había hecho. Fue así como nació Somos Pueblo”, informó Ripoll.
Los propósitos fueron convertirse en movimiento cívico, constituirse en medio de comunicación y crear una oficina nacional anticorrupción, a la cual se pudiera acudir para denunciar irregularidades.

De la palabra a hechos

Somos Pueblo se ha convertido con el paso de los años en una plataforma de comunicación digital reconocida en el país.

“Pero las redes sin acción no son suficientes. Algunos no tienen tiempo, otros tienen miedo, pero es necesario salir a las calles”, opinó Ricardo.

Como ejemplo de lo anterior, citó las denuncias que han hecho contra funcionarios del Gobierno, algunas de las cuales han sido depositadas formalmente en la Procuraduría, como hicieron ahora con el caso de la contratación del asfalto por parte de Obras Públicas.

Revelan que la mayor parte de las informaciones que han publicado fueron obtenidas en los portales de transparencia del Gobierno.

“Este gobierno es tan descarado que ni siquiera esconde las botellas y el nepotismo. Es ahí cuando nosotros entramos, publicamos y se nos acercan afectados que nos dan más información”, comentó Eduardo Sánchez al explicar la cadena de eventos que les permiten conocer los actos que denuncian.

Una vez que han completado una investigación, proceden a publicarlas y empezar procesos de recolección de firmas antes de ser presentadas ante las autoridades.

“Nosotros creemos en el poder de la firma física”, declaró Sánchez.

Generar indignación

Tanto Eduardo como Ricardo aseguran estar conscientes del “control que tienen las autoridades locales sobre las instituciones del Estado.

No obstante, creen que con la publicación continua, la gente ha ido haciendo consciencia y que en algún momento se producirán los resultados esperados.

Las recaudaciones y la mercadería que promocionan están destinadas a fortalecerse como medio de comunicación.

Declararon que una denuncia solo como denuncia no logra nada si no tiene pruebas que la sustenten.

“Nuestro interés es darle una nueva cara a la lucha cívica en República Dominicana, que no haya forma de refutar lo presentado y que los culpables paguen por sus delitos”, afirmó Sánchez.

Los dos representantes de la entidad son críticos también con la oposición, sin embargo, entienden que en torno a Luis Abinader es que se concentrará la fuerza para sacar al PLD del poder.

Entienden que la oposición también tiene que ser transparente en sus actuaciones.

-- publicidad --