Sábado, 21 de septiembre, 2019 | 10:56 am

Las primarias de octubre y las elecciones de 2020



Apartir del próximo mes se presentará la oportunidad para una parte de la población de expresar sus preferencias hacia los precandidatos del Partido de la Liberación Dominicana y del Partido Revolucionario Moderno, como un ejercicio democrático que vendría también a fortalecer la institucionalidad del país.

Es decir, que los peledeístas genuinos y los simpatizantes de esa parcela política no deben mostrarse apáticos y acudir a los centros que habilitará la Junta Central Electoral para que muchos aspirantes tengan la oportunidad de ocupar puestos en el Congreso y las alcaldías tras los comicios de febrero y mayo.

Pero igual escenario tendrán los seguidores del PRM, que está obligado a presentar propuestas idóneas para vender la idea del cambio que enarbola uno de sus precandidatos.

Creo que esa oportunidad debe ser canalizada para evaluar las mejores propuestas que tengan los precandidatos y así adecentar un poco el ejercicio de la política, ya que con el paso de los años -y así estoy convencido- se ha degradado la representación legislativa, y personas sin méritos han tenido la suerte de ser postuladas y ganar gracias a situaciones de oportunismo y de prebendas, lo que debe mejorar a partir de la aplicación de la Ley de Partidos.

El escenario político-electoral está ahora mejor regulado por la Junta Central Electoral, que entiendo debe ser más efectiva y activa para investigar y verificar situaciones que violenten las normas que se presentan a favor de determinados precandidatos o partidos, en virtud de lo que dice la legislación.

El estreno del sistema de las primarias con la implementación del voto automatizado, como muestra la Junta en un proceso de aprendizaje, viene a llenar de confiabilidad el ejercicio de votación y se espera que los resultados sean los más creíbles en respeto a la voluntad popular.

Los partidos tienen la obligatoriedad de movilizarse dentro del marco del respeto y de las garantías necesarias para ganar adeptos con sus propuestas y en una campaña electoral cargada de confianza y de propuestas válidas, alejadas del masoquismo, de ofertar sueños a sus votantes, lo que ha contribuido a la falta de credibilidad que tienen las organizaciones políticas en la actualidad.

Las primarias y las elecciones del próximo año serán escenarios idóneos para fortalecer la democracia y garantizar el derecho al voto de la ciudadanía. Y debe ser respetado.

Franklin Puello

Publicidad