Las Advertencias del FMI

Las Advertencias del FMI

Frederich E. Bergés

En nuestro escrito anterior comentamos los resultados de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) recién celebrada en la ciudad de Washington, D.C. En dicho cónclave surgieron dos inquietudes principales con respecto al desempeño económico global.

Ellas fueron los constantes aumentos en las tasas de interés por parte de los bancos centrales, y la agudización de los déficit fiscales.

En nuestro país, el Banco Central ha aumentado su tasa de política monetaria desde noviembre del 2021 en unos 525 puntos, o sea 5.25 %. En la actualidad, dicha tasa se ubica en el 8.25 %.

Estos aumentos han sido básicamente por los aumentos en las tasas de interés de los bancos centrales de Norteamérica y Europa, como medida para defender la estabilidad del peso y contribuir a disminuir la inflación.

En cuanto la estabilidad del tipo de cambio del peso dominicano, esto se ha logrado en demasía, evidenciado por la revaluación de nuestra tasa de cambio. En cuanto a la inflación, habiéndose comprobado que los mayores componentes de las alzas recientes en nuestro índice de precios al consumidor son importados, poca relevancia ha tenido.
La segunda preocupación manifestada por el FMI son los constantes agravamientos en el índice de las deudas públicas con relación al producto interno bruto (PIB) de cada país.

Este es el tema de mayor preocupación para República Dominicana ya que el modelo económico de la última década se ha basado en déficit constantes que han sido compensados por un cada vez mayor nivel absoluto de deuda pública, tanto interna como externa. Para el 2023 se espera que tengamos un déficit de 3 % del PIB, equivalente a RD$207,573 millones.

Peor aún, la deuda pública aumentaría el año venidero en más del 3 %. Se espera un aumento en RD$233,857 millones (3.4 % del PIB).

De seguir este camino, el país podría recibir en el futuro una sorpresa desagradable de parte del FMI. No hay dudas que una vez se superen las elecciones del 2024 habrá que ejecutar una profunda reforma fiscal, capaz de restaurar de nuevo el necesario equilibrio en las finanzas públicas.

 



Frederich E. Berges

Noticias Relacionadas