Laguna de Oviedo, lugar por excelencia para observar aves

Laguna de Oviedo, lugar por excelencia para observar aves

Laguna de Oviedo, lugar por excelencia para observar aves

Pedernales.-La laguna de Oviedo es uno de los grandes atractivos naturales de Pedernales y el refugio del 60% de las aves del país.

Es una área protegida como parte del Parque Nacional Jaragua, donde viven o sirve de parada una gran variedad de especies, como el flamenco, la yaguaza, tijereta, la cuchareta y el pelícano.

Es un lugar excepcional, cuya belleza invita a detenerse y solo su contemplación recarga las pilas luego de un viaje por carretera de más de cuatro horas para llegar desde Santo Domingo.

Por tener la particularidad de la híper salinidad de sus aguas, tres veces más salobres que la del mar, este espacio es una mezcla de balneario recetado y a la vez refugio ecoturístico, y probablemente el mejor lugar para la contemplación de aves y otras especies propias del bosque seco en República Dominicana.

Tiene la bien ganada fama de paraíso de las aves, y entre sus atractivos están los 24 islotes que se encuentran en su área central, en uno de los cuales conviven las dos especies de iguanas que habitan en la región: la de las rocas (Ricord, CycluraRicordi ), y la rinoceronte (Cyclura Cornuta).

Espectáculo visual

La quietud que se respira en el lugar invita a la meditación, cobijada por un candente sol e impresionantes vistas de flamencos, cuyo color rosa contrasta con el verdor de la laguna.

La belleza de su fauna se expresa con el espectáculo que ofrece el continuo vuelo de aves desplazándose en bandadas.

La laguna mide 27 kilómetros cuadrados con una profundidad de 1.5 metros en su parte más baja y dentro de ella se pueden apreciar diversas galerías pictográficas de los taínos, dibujadas en varias cuevas de rocas.

En la entrada al área de la laguna está el centro para visitantes del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, donde se les brinda información a los turistas.

Andrés, un joven de la comunidad que sueña con ser guía y desde hace varios años orienta a los visitantes en el recorrido, explicó que existen tres senderos: el Paseo de los Flamencos, el Cayo de las Iguanas y las Caritas del Guanal, diseñados para que los visitantes disfruten de los diferentes atractivos, y de acuerdo al interés de cada persona o grupo.

Dijo que el fondo de la laguna está constituido por plantas fanerógamas y algas verdes y al norte se encuentra una importante población de manglares de la especie Rhizophoramangle.

Valor histórico

La laguna llamada así en homenaje al historiador Gonzalo Fernández de Oviedo y conocida también como Trujín, tiene en sus aguas el Cyprinodonnicholsi, un pez que solo se encuentra en esta y que, de acuerdo con el Grupo Jaragua, que se dedica a investigar la biodiversidad del parque, “es el mayor de todas las especies conocidas”, en el lugar.

¿Cómo llegar?

En la laguna, que es el punto de convergencia de varias fuentes de agua dulce, se encuentra en el límite noreste del Parque Nacional Jaragua.

El acceso es fácil por la carretera hacia Pedernales antes de llegar al pueblo de Oviedo. A pocos metros de la carretera se encuentra la entrada al Parque, donde hay información sobre la misma.

Se alquilan botes para hacer un recorrido por diferentes puntos de interés, siendo lo más atractivo la observación de los flamencos.

El paseo puede durar de 2 a 4 horas y cuesta aproximadamente RD$2,500, con capacidad de hasta ocho personas. Uno de los puntos interesantes en la laguna es hacer senderismo en el Cayo de las Iguanas, donde habita la rinoceronte, endémica de la isla.

La mejor fecha para observar aves es de noviembre a mayo, por el clima relativamente fresco para disfrutar del paseo.



Erika Rodríguez

Erika Rodríguez