Lunes, 21 de octubre, 2019 | 4:44 am

La vida como un viaje



Cuando decidimos emprender un viaje, de negocios o placer, hacemos planes; tomamos medidas de precaución con relación al lugar que vamos y sobre nuestra residencia para garantizar que vayamos y volvamos sanos y salvos. Queremos sacar el mayor provecho a la experiencia que no sean las fotos que hablen, sino que quede en la conciencia.

Esas mismas estrategias son adaptables a la vida cuando la vemos como un viaje hacia un estado de éxito. Veámoslo práctico: cuando viajas quieres estar acompañado de gente alegre para pasarla bien. Gente que conozca el lugar para que te muestren los mejores sitios para visitar.

En la vida diaria quieres gente que te ayude a vivir en armonía y que pueda servir de guía para encontrar las mejores vías de acceso al entendimiento, desarrollo e implementación de nuevas y buenas ideas.

En tus vacaciones quieres tomártelo con calma para disfrutar cada lugar que visites, hacerte cuantas fotos quieras y conocer a profundidad la historia y forma de vida del destino.

En la vida también necesitas estar calmado para que disfrutes los detalles de tu diario accionar, aquilatar tu entorno y tomar sabias decisiones.

En las vacaciones eres tú mismo sorprendiéndote de cosas que para los lugareños son intranscendentes, pero que para ti pueden ser extraordinarias.

En el viaje de vida también debemos ser como niños descubriendo y sorprendiéndonos con eso nuevos hallazgos.

Al momento de viajar, los viajeros tienen una aptitud positiva de que todo va a salir bien, se divertirán. En la vida, debemos poner una aptitud positiva para logras objetivo y siempre luchar por ellos.

De fallar será mas fácil volver a empezar cuando somos optimistas.
¿Y tú, como vez la vida?

Dilenia Cruz

Publicidad