Lunes, 24 de junio, 2019 | 12:05 pm

La veracidad de la existencia de Jesús es irrefutable



En el tiempo que llevo hablando de Jesús, hijo de Dios, me he dado cuenta que hay dos razones por las que una persona decide no creer en su existencia: la primera es por decisión personal, ignorando las evidencias irrefutables, y la segunda es por desconocimiento.

Por ignorancia algunos ateos ven a Jesús como un personaje místico inventado por un grupo de personas fanáticas. Incluso se atreven a compararlo con las figuras de otras religiones que no tienen un respaldo histórico, testimonial y biográfico como el de Jesús.

Es bueno hacerles saber que hay cuatro biografías en la Biblia (Mateo, Marcos, Lucas y Juan) que recogen las vivencias de testigos oculares que compartieron con Jesús en su vida, así como la de otros que anduvieron con sus seguidores.

También contamos con la evidencia histórica de escritores extrabíblicos y, por lo tanto, imparciales que confirman la existencia de Jesús, un hombre que era visto por muchos como rey.

Algunos de los historiadores que mencionan a Cristo entre sus escritos son: Tácito, el historiador Romano; Suetonio, Plinio el joven, Epicteto, Luciano de Samosata, y otros.

Una de las fuentes no extrabíblicas más tempranas sobre el origen del cristianismo la ofreció el historiador y escritor romano Tácito, el cual se refirió a Cristo, su ejecución por Poncio Pilato y la existencia de los primeros cristianos en Roma en una página de su obra final, “Anales” (escrito c. 116).

Las menciones están hechas en el contexto de un pasaje donde describe el gran incendio de Roma del año 64, en el reinado del emperador Nerón.

La traducción dice: “…Nerón culpó e infligió las torturas más exquisitas a una clase odiada por sus abominaciones, quienes eran llamados cristianos por el populacho. Cristo, de quien el nombre tuvo su origen, sufrió la pena máxima durante el reinado de Tiberio a manos de uno de nuestros procuradores, Poncio Pilato”.

El escritor satírico griego Luciano de Samosata (115 d.C.) fue otro de los escritores considerados independientes que confirmaron la existencia de Jesús.

En su obra “De morte peregrini (170d) dice: “Después, por cierto, de aquel hombre a quien siguen adorando, que fue crucificado en Palestina por haber introducido esta nueva religión en la vida de los hombres….” .

Estos y otros testimonios demuestran que en la antigüedad ni siquiera los opositores del cristianismo dudaron de la historicidad de Jesús, que comenzó a dudarse, sin base alguna, a finales del siglo XVIII y hasta la fecha.
En fin, si Jesús no existió ¿por qué nuestro calendario se cuenta a partir de su nacimiento?

Publicidad