Lunes, 23 de septiembre, 2019 | 7:20 am

La Unión Europea etiquetará los productos de asentamientos israelíes

1447236332_148417_1447244250_noticia_normal


Bruselas.- Las relaciones entre la Unión Europa e Israel se deterioraron el miércoles después de que Jerusalén ridiculizara la decisión del bloque de 28 países de etiquetar los productos fabricados en asentamientos de Cisjordania.

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dijo que la UE dio “un paso excepcional y discriminatorio” por “razones políticas”.

La decisión de la UE, que llevaba meses de espera, enfatiza el descontento de la Unión por la continua expansión de los asentamientos israelíes en territorios que los palestinos reclaman como propios para un futuro país.

La UE ahora busca diferenciar sus relaciones con Israel y con los asentamientos, ante los temores de que de continuar así Israel nunca cambie sus políticas en relación a las políticas de ocupación de tierras.

Una vez que se implemente el etiquetado, los consumidores europeos podrán leer en la etiqueta de la mayoría de los productos si una pieza de mercancía o bienes, en su mayoría frutas y verduras, fue producida por asentamientos israelíes.

La Comisión Europea señaló que la normativa es sólo una medida técnica que se ha visto obligada a introducir después de que tres estados miembros —Gran Bretaña, Bélgica y Dinamarca— ya hubieran impuesto etiquetas especiales por su cuenta y la UE necesitara simplificar el marco regulatorio en los 28 miembros.

Sin embargo, Israel insiste que la medida fue inspirada por un boicot internacional contra Israel y señaló que llega en un momento cuando el país se enfrenta a una “ola de terrorismo” entre crecientes ataques palestinos.

El ministro de Exteriores de Israel dijo que “es desconcertante e incluso irritante que la UE opte por aplicar un doble estándar cuando se trata de Israel” mientras que otras disputas territoriales son abordadas de forma diferente.

Agregó que la medida “causó dudas” sobre la participación de la UE en la región y podría tener consecuencias en las relaciones de Israel con Europa.

Indicó que la medida también fortalecerá posturas palestinas y hará más difícil retomar las conversaciones de paz. “No podemos concebirlo más que como un antisemitismo disfrazado”, dijo antes de la decisión el ministro del gabinete Yuval Steinitz.

El etiquetado debería afectar a menos del 1% del comercio entre la UE e Israel, que supone unos 30.000 millones de euros (32 millones de dólares), incluidos 13.000 millones de euros (14.000 millones de dólares) en exportaciones israelíes al bloque.

Las autoridades de la UE señalaron que en Gran Bretaña, donde ya se ha introducido, no ha tenido efectos económicos negativos.

Además, desde hace ya más de una década, la UE ha excluido productos provenientes de asentamientos por preferencias a acuerdos comerciales.

Sin embargo, Israel considera la norma como un estigma político que ahuyentará a los consumidores. Los palestinos reclaman Cisjordania y el este de Jerusalén, territorios tomados por Israel durante la guerra de 1967, como parte de un futuro país independiente.

La comunidad internacional se opone a los asentamientos israelíes en ambas zonas bajo el argumento de que debilitan el objetivo de dividir el territorio. Más de 550.000 colonos judíos viven en territorio ocupado.

Noticias Relacionadas