Martes, 24 de septiembre, 2019 | 4:46 am

La Semana Santa y sus posibilidades



La Semana Santa se inicia con el “Domingo de Ramos”, es un tiempo propicio para renovarnos interiormente, algo que siempre es posible, bueno y saludable, sobre todo, en este tiempo que nos está tocando vivir, donde al bien se le llama mal y al mal se le llama progreso en algunas ocasiones.

Para las personas que como yo deciden quedarse, los felicito, la ciudad se pone buena y sin mucho congestionamiento vehicular. A los que se van, también los felicito, cuídense, pásenla bien y eviten los excesos. Para los que se quedan les informo algunas de las actividades de la Ciudad Colonial.

El miércoles santo, desde la iglesia Nuestra Señora del Carmen sale la procesión de Jesús Nazareno, en la que participan muchos fieles vestidos de color morado. El jueves santo todas las Iglesias preparan los monumentos al Santísimo Sacramento del altar. Visitar los templos en la Ciudad Colonial resulta ser una gran experiencia religiosa.

El viernes santo, en horas de la tarde, desde el majestuoso templo de Nuestra Señora de las Mercedes sale la procesión del Santo Entierro, quien no lo ha vivido desde antes de salir del templo se pierde una experiencia que puede marcar su vida, porque se celebra un rito con un sonido que retumba para bajar de la cruz el cuerpo inerte de Cristo y las órdenes de los romano, con facilidad uno se remonta al año cero en Jerusalén.

El sábado es un día de silencio y recogimiento espiritual, donde tenemos la oportunidad no solo de comer unas ricas habichuelas con dulce, sino de poner en peso nuestra vida y tratar de descubrir quiénes somos.

El domingo es el día de celebrar la resurrección y retornar a nuestras casas si nos hemos marchado de la ciudad.

Publicidad