La reforma fiscal de Trump avanza en EU

15
En un acto en la Casa Blanca el presidente Donald Trump rechazó la idea de que su reforma solo beneficia a las grandes empresas.

Washington.-Los republicanos del Congreso de Estados Unidos alcanzaron ayer un acuerdo para aprobar antes de Navidad el plan fiscal que impulsa el presidente, Donald Trump, y que propone notables recortes de impuestos para los ricos y las empresas.

El pacto se alcanzó a puerta cerrada y de forma unilateral por un grupo de legisladores republicanos que están inmersos en negociaciones con la oposición demócrata para “reconciliar” las iniciativas aprobadas anteriormente por el Senado y la Cámara de Representantes, que tenían importantes diferencias.

Según medios locales, el acuerdo recoge una bajada del 35 % al 21 % en el actual impuesto de sociedades que pagan las empresas, así como un descenso de la carga impositiva para los hogares con más ingresos, que ahora deben pagar un 39,6 % y verán descender ese porcentaje a un 37 %.

Los detalles completos sobre el acuerdo se harán públicos a finales de esta semana, pero, por el momento, los expertos ya hablan del mayor cambio en el sistema tributario del país desde 1986.

Si la última versión del plan fiscal consigue el voto favorable del Congreso, Trump podrá anotarse su primera victoria legislativa desde que llegó a la Casa Blanca el pasado 20 de enero.

“Queremos daros a vosotros el pueblo estadounidense, un recorte gigante de impuestos para Navidad. Y cuando digo, gigante, lo digo de verdad, gigante”, aseguró Trump, quien ha pedido repetidamente al Congreso que le envíe antes de Navidad un plan fiscal para que él pueda firmarlo y convertirlo en ley antes de final de año.

En un acto en la Casa Blanca, Trump rechazó la idea de que su reforma tributaria beneficia a las grandes empresas y aseguró que está cumpliendo su promesa electoral de aprobar una ley que beneficiará a las “familias trabajadoras que son la columna vertebral y el latido del corazón” de Estados Unidos.

Para mostrarlo, llamó al podio a diferentes familias que hablaron sobre cómo el plan fiscal, cuyos detalles finales se desconocen, podría beneficiarles.

“Esperamos poner este dinero en reformas para nuestro hogar de las que queremos ocuparnos, y también esperamos ahorrar dinero para que nuestros hijos puedan ir a la universidad”, dijo Adam Kovac, acompañado de su mujer, Lindsay, y sus dos hijos.

Proceso de votación

Los legisladores republicanos han estado negociando durante dos semanas sobre el aspecto final que tendrá la reforma tributaria  presentada por el presidente Trump, que debe votarse de nuevo en el Senado y la Cámara Baja.

-- publicidad --