La permisividad con robo señas

102
Hugo López Morrobel

Cuando comenzaron los rumores sobre el robo de señas en Grandes Ligas por parte de los Astros de Houston, muy pocos le dieron credibilidad, y no fue hasta que la investigación de MLB, agregadas a otras de medios independientes que dieron luz sobre la veracidad de esa desdeñable, mezquina y miserable acción.

Sin lugar a duda, esa acción es por mucho, la más deplorable que se ha cometido en toda la historia del béisbol.

Se que algunos apelarán a la venta de juegos por parte de los Medias Blancas, denominados luego como los “Medías Negras”, como el hecho más bochornoso, pero el robo de señas durante más de una temporada, es sencillamente incomparable .

A pesar de que el mundo espera que se aplique un castigo ejemplar a los responsables de ese hecho, hasta ahora el comisionado Rob Manfred, le ha estado sac ando los pies.

No creo que la sanción por un año y una multa de cinco millones al gerente y al dirigente de los Astros Jeff Luhnow y A.J. Hinch, así como el despido de los dirigentes Alex Cora de Boston y Carlos Beltrán de los Mets, penalidades que aplicaron esas equipos por su motu proprio, sea suficiente para enmendar en una mínima parte el daño causado.

Entiendo que lo de Pete Rose, es decir, las apuestas realizadas a favor de su propio equipo, es una “papita”, como hecho reprochable, comparado al robo de señas, que determinó un título mundial, que al parecer seguirá en manos de los “tramposos”, porque hasta ahora ese tema no ha sido tocado por el comisionado.

Si eso queda impune, no hay duda que los casos de impedimento al Salón de la Fama de muichos famosos, por el uso de esteroides, quedará como un hecho de poca monta. ¡Esperemos!

-- publicidad --