La mediación entre Haití y la República Dominicana

La mediación entre Haití y la República Dominicana

Alexis Peña Céspedes.

Un dato para recordar: la República de Haití desde su existencia ha sostenido 7 invasiones al país, todas ellas de manera violenta. Tanto los organismos internacionales (ONU-OEA) y gobiernos como los Estados Unidos, España, Francia y China; países con mucha influencia en las acciones económicas de la República Dominicana, les interesa que ambos pueblos solucionan sus disputas por vía diplomáticas, de manera específica utilizando los Métodos Alternos de Solución de Conflictos o Controversias (MARCs).

A la ciudadanía les compete que exista una solución en las confrontaciones, sin embargo, las autoridades de Haití tienen que cumplir con los puntos acordados, para hacer viable la convivencia.

Métodos que permiten a personas, estados, gobiernos, naciones, organismos y a la sociedad civil; mediar sus conflictos por vías amistosas, pacíficas y armoniosas. Ya que permite a las personas o partes un acercamiento franco, afable y sincero para solucionar conflictos en prevención de hechos violentos y no adecuados en pleno siglo 21.

En estos 150 años de existencia del territorio dominicano y haitiano, han ocurrido conflictos en donde su abordaje no ha sido el adecuado de ambos lados, aunque al final ambas partes han sostenidos encuentros acompañados de otros estados amigos que le han apoyado para salidas pacíficas a las situaciones encontradas.

Como es de conocimiento de las personas lectoras de Conflictos y Mediaciones, desde la llegada de los españoles 1492, ocurrieron situaciones con nuestros primeros ocupantes aborígenes. En donde su cultura de vida de lo que estaban y de los que llegaron tenía intereses muy diferentes y encontrados.

Haití y República Dominicana se convirtieron en dos estados a partir del 1697 (tratado Ryuswick), cuando Francia y España se dividieron la isla. La occidental para las personas haitianas y la oriental para las dominicanas. Es decir, no dejaron que sus habitantes naturales decidieran por ellos.

Pero además, el 21 de enero (Día de la Altagracia, patrona del Pueblo Dominicano), pero en 1929, se suscribió el llamado Tratado de Fronteras en el cual se puso fin a las disputas por los límites “divisorios”.

Luego, en el mes de la familia, noviembre 9 de 1974, se firmó el denominado Tratado de Paz, Amistad, Comercio, Navegación y Extradición en la capital haitiana, Puerto Príncipe.

Con el interés de facilitarles a comerciantes dominicanos y obreros haitianos, en donde estos pudieran ofrecer sus manos de obra para la agricultura y otras actividades comerciales, como una forma de ofrecerles oportunidades de trabajo.

Como dato trascendente, varios personajes de la hermana nación se han ocupado de crear y fomentar confrontaciones en nuestro dos pueblos: 1801 Toussaint Louver­ture en 1801; Desalines en 1805 bajo un “tratado” de 1795 y la ocupación más larga en toda nuestra historia, la de Juan Pedro Boyer en febrero de 1822 por 22 años y en el mismo mes de febrero, el día 27 de 1844 es proclamada la independencia nacional, bajo el liderazgo de Duarte, Sánchez y Mella.

Pero, aun existiendo la independencia, el hermano pueblo, hizo otro intento en marzo de 1844, en el cual Charles Hérard penetró al país desde el norte y el sur, llegando hasta Azua y Santiago.

Luego otra vez en marzo pero en 1849, Faustino Soulouque se apareció por el río Ocoa con sus tropas. 6 años después, el mismo personaje con el título de emperador en el mes de la familia, penetró por el Norte y Sur.

Entendemos desde Conflictos y Mediaciones que las instancias diplomáticas de ambos pueblos deben continuar sus esfuerzos para lograr mantener una armónica relación, ya que entre ambos pueblos existen relaciones tanto formal como informal en materia económica que deben continuar.

Las decisiones tomadas deben ser implementadas de manera respetuosa por ambas partes y al ocurrir alguna diferencia, lo normal es sentarse en la mesa de la mediación para buscarles salidas pacíficas y de convivencia.

Últimamente el Ministerio de Relaciones Exteriores emitió un documento en donde fija claramente una postura de debería ser entendida por el gobierno haitiano y los organismos internacionales.

Los diálogos, mediaciones, conciliaciones se realizan para viabilizar acciones civilizadas, pero a la vez, para que se cumplan los acuerdos arribados. El gobierno de Haití tiene la palabra.



Avatar

Alexis Rafael Peña Céspedes

Periodista, abogado y mediador certificado.

Noticias Relacionadas