La lírica italiana lamenta la muerte de Montserrat Caballé

La lírica italiana lamenta la muerte de Montserrat Caballé

Montserrat Caballé

Roma.- Algunos de los templos de la lírica más célebres de Italia recordaron a la soprano española Montserrat Caballé, fallecida este sábado a los 85 años de edad y con la que contaron en numerosas y recordadas ocasiones.

La Ópera de Roma lo hizo con un corazón y una fotografía en blanco y negro de la diva en el papel de María Estuardo, con el que debutó en ese escenario capitalino el 14 de mayo de 1970.

Para el superintendente de esta institución, Carlo Fuortes, fue “una inolvidable intérprete de grandes personajes femeninos de la ópera lírica” que contaba con “numerosos admiradores entre el público romano».

Las últimas actuaciones de Caballé en el teatro de la capital italiana fueron durante la temporada 1985/1986, cuando “dejó un recuerdo imborrable entre quienes tuvieron la suerte de escucharla» en el “Demofonte” de Luigi Cherubini y las “Hérodiade” de Massenet.

El director musical de este coliseo, Riccardo Chailly, apuntó en un comunicado que “sin duda fue una de las grandes artistas” con las que colaboró y a la que dirigió por primera vez en 1977 en San Francisco, en un “Turandot” junto a su amigo Luciano Pavarotti.

También La Scala de Milán, uno de los coliseos operísticos más importantes del mundo, publicó otra imagen de Caballé frente a su exigente público puesto en pie, tras una de sus actuaciones con las que se presentó, como Ana Bolena o Norma.

La soprano debutó en La Scala en el papel secundario de una obra de Wagner en 1960 pero su conquista se produjo una década después, con la ópera Lucrecia Borgia de Gaetano Donizetti.

El teatro La Fenice de Venecia reconoció que la de hoy es “una jornada triste” y encomió a la soprano como una mujer “consagrada por siempre a la música». Para ello, mostró algunas imágenes de los recitales que dio sobre sus tablas, como un concierto sinfónico en 1978, y recordó el himno que interpretó junto a Freddie Mercury para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

La soprano estuvo muy vinculada a la lírica italiana y a algunas de sus voces más reconocidas, como la de Luciano Pavarotti, y los medios recogen amplias informaciones sobre su trayectoria en el país, donde debutó como protagonista en 1967 en Florencia con “Il Pirata” de Bellini.

Su unión con Italia también queda reflejada en la ciudadanía honoraria que en 1982 le otorgó el municipio de Macerata (centro) y que, el próximo lunes, durante su funeral, mantendrá sus banderas a media asta en señal de duelo.

Su alcalde, Romano Carancini, la elogió como “una de las grandes sopranos de la historia de la lírica del siglo XX” y agradeció sus esfuerzos para dar a conocer en todo el mundo su “Sferisterio”, el Festival de Opera de esta ciudad.

La mezzosoprano italiana Annalisa Stroppa lamentó en Twitter el fallecimiento de “una grandísima soprano, una artista suprema y mujer de gran humanidad».

Stroppa, que afronta hoy su último recital en el “Fausto” del Teatro Real madrileño, avanzó que dedicará su actuación a la diva española.



Avatar

EFE