FIFA amenaza jugadores del Mundial y rechazan brazalete

La FIFA amenaza jugadores del Mundial y los obliga a rechazar brazaletes inclusivos

La FIFA amenaza jugadores del Mundial y los obliga a rechazar brazaletes inclusivos

Harry Kane se coloca brazalete en apoyo a la inclusión

La amenaza de la FIFA de castigar a los jugadores en el campo obligó a los equipos de la Copa del Mundo a dar marcha atrás el lunes y abandonar un plan para que sus capitanes usen brazaletes, lo que fue visto como una reprimenda al historial de derechos humanos de la nación anfitriona, Qatar.

Apenas unas horas antes de que salieran a la cancha los primeros jugadores con los brazaletes en apoyo de la campaña “One Love” , el organismo rector del fútbol advirtió que de inmediato se les mostrarán tarjetas amarillas, dos de las cuales conducen a la expulsión de un jugador de ese juego y también la Siguiente.

Eso cambió el cálculo para los siete equipos europeos, que esperaban simplemente ser multados. Las exhibiciones son una violación de las reglas de la FIFA.

Ningún jugador tenía el brazalete «One Love» el lunes, aunque el inglés Harry Kane usó el brazalete «No Discrimination» aprobado por la FIFA que se ofreció como compromiso en el partido contra Irán.

Fue la última disputa que amenazó con ensombrecer el juego en el campo. Desde que se le otorgaron los derechos de sede de la Copa del Mundo en 2010, el musulmán conservador Qatar se ha enfrentado a una serie de críticas , incluido su trato a los trabajadores y mujeres migrantes mal pagados y su represión de la libertad de expresión. Fue criticado especialmente por su criminalización de la homosexualidad.

La decisión se tomó tres días después de que se prohibiera repentinamente la venta de cerveza en los estadios bajo la presión del gobierno de Qatar y dos días después de que el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, pronunció una diatriba extraordinaria defendiendo el historial de derechos humanos de la nación anfitriona.

Los capitanes de siete naciones europeas habían prometido usar brazaletes con el logo multicolor en forma de corazón de la campaña «One Love», que promueve la inclusión y la diversidad en el fútbol y la sociedad. Eso generó la posibilidad de que los espectadores de todo el mundo vieran un símbolo de desaprobación con el país anfitrión y desafío a la FIFA en los brazos de Kane, el holandés Virgil van Dijk y el galés Gareth Bale el lunes.

Pero al final, los equipos dijeron que no podían sacrificar el éxito en el campo.

“Como federaciones nacionales, no podemos poner a nuestros jugadores en una posición en la que puedan enfrentar sanciones deportivas, incluidas las tarjetas amarillas”, dijeron las siete federaciones de fútbol en un comunicado conjunto, refiriéndose a las tarjetas amarillas.

Los capitanes de Bélgica, Suiza, Alemania y Dinamarca también se habían comprometido a llevar los brazaletes en los próximos días.

“Nuestra prioridad número uno en la Copa del Mundo es ganar los partidos”, dijo la federación holandesa de fútbol en un comunicado separado. “Entonces no quieres que el capitán empiece el partido con una tarjeta amarilla”.

El riesgo de obtener una segunda amarilla, lo que significaría que un jugador fuera expulsado del campo por el resto del juego y expulsado del siguiente, es particularmente complicado en un torneo donde los equipos juegan solo tres juegos antes de que comiencen las rondas eliminatorias.

“Una cosa está clara: no vamos a usar el brazalete si nos van a dar una tarjeta amarilla”, dijo el seleccionador de Holanda, Louis van Gaal. “Y creo que debemos cuestionarnos si este es un acto correcto por parte de la FIFA. Creo que puedes dar la respuesta a esa pregunta”.

Las federaciones nacionales de fútbol y las asociaciones de aficionados arremetieron contra la FIFA por su decisión de sancionar a los jugadores. El director ejecutivo de la federación danesa de fútbol, ​​Jakob Jensen, dijo a la emisora ​​danesa TV2 que la organización estaba «extremadamente decepcionada con la FIFA», y el presidente de la federación alemana de fútbol, ​​Bernd Neuendorf, lo llamó «otro golpe bajo».

“La FIFA prohibió hoy una declaración a favor de la diversidad y los derechos humanos: esos son valores con los que está comprometida en sus propios estatutos”, dijo Neuendorf a los periodistas en Qatar. “Desde nuestro punto de vista, esto es más que frustrante y, creo, una acción sin precedentes en la historia de la Copa del Mundo”.

El sindicato mundial de jugadores FIFPRO calificó la medida de la FIFA de «decepcionante».

“Los jugadores deben tener derecho a expresar su apoyo a los derechos humanos dentro y fuera del campo de juego y apoyaremos a cualquiera de ellos que use sus propias plataformas para hacerlo”, dijo el sindicato. “Sostenemos que una bandera del arco iris no es una declaración política sino un respaldo a la igualdad y, por lo tanto, un derecho humano universal”.

La Asociación de Aficionados al Fútbol de Inglaterra dijo que se sintió traicionada por la FIFA.

“Hoy sentimos desprecio por una organización que ha mostrado sus verdaderos valores al dar la tarjeta amarilla a los jugadores y la tarjeta roja a la tolerancia”, dijo la FSA.

La federación belga expresó su frustración porque la FIFA no actuó antes para resolver un problema que comenzó hace dos meses, solo para llegar a un punto crítico en la mañana de los partidos de tres equipos. Los europeos “intentaron varias veces evitar escalar esta iniciativa… pero no hemos tenido respuesta”, dijo la federación belga.

Manon Aubry de Francia, presidenta del grupo de izquierda en el Parlamento Europeo, lució el brazalete arcoíris el lunes durante un debate sobre derechos humanos en el contexto de la Copa del Mundo.

“Qué vergüenza para aquellos que no permitieron los brazaletes, los brazaletes ‘One Love’, para apoyar a LGBTQI. Estoy orgulloso de usar ese brazalete aquí”, dijo Aubry, quien fue reprendido por usarlo dentro del Parlamento, donde tales exhibiciones no están permitidas durante las sesiones plenarias.

Gurchaten Sandhu, de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersexuales, con sede en Ginebra, dijo que la FIFA puso a “los atletas en una posición muy, muy incómoda”.

“Has atado las manos de los equipos nacionales. Están ahí para competir”, dijo.

También criticó el discurso de Infantino el sábado en el que el jefe del fútbol defendió a Qatar y sermoneó a los europeos que han criticado el historial de derechos humanos del emirato. En ese discurso, Infantino dijo: “Hoy me siento qatarí. Hoy me siento árabe. Hoy me siento africano. Hoy me siento gay. Hoy me siento discapacitado. Hoy me siento un trabajador migrante”.

Sandhu discrepó con la elección de palabras de Infantino y dijo: “No te sientes gay. Eres homosexual.»

No quedó claro de inmediato qué influencia tuvo el gobierno autocrático de Qatar en la decisión del brazalete, si es que tuvo alguna. El gobierno y su Comité Supremo para la Entrega y el Legado, que supervisa la Copa del Mundo, no respondieron de inmediato a una solicitud de comentarios.

Los planes europeos infringían las normas de la Copa del Mundo y las normas generales de la FIFA sobre el equipamiento de los equipos en sus partidos.

“Para las competiciones finales de la FIFA, el capitán de cada equipo debe llevar el brazalete de capitán proporcionado por la FIFA”, establece su reglamento de equipamiento.

La propuesta del organismo del fútbol, ​​anunciada el sábado, era que los capitanes usaran brazaletes con lemas socialmente conscientes, aunque genéricos. En esa oferta, los brazaletes que decían “No Discriminación” —el único de su eslogan elegido alineado con el deseo de los equipos europeos— aparecerían solo en la etapa de cuartos de final.

El lunes, ofreció el compromiso de que los capitanes de los 32 equipos “tendrán la oportunidad” de usar un brazalete con el lema “No Discriminación” en los partidos de la fase de grupos.

Los jugadores de Brasil no planeaban ningún tipo de protesta, pero el delantero Richarlison dijo que «apoyaría cualquier cosa que hicieran otros jugadores o selecciones nacionales».

“Vivimos en un mundo peligroso en el que no se permite tener una opinión”, dijo en el campo de entrenamiento de Brasil. “Apoyo cualquier causa”.



AP

Noticias Relacionadas