Sábado, 21 de septiembre, 2019 | 8:51 am

La falta de acuerdo PSOE-Podemos acerca a España a unas nuevas elecciones

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, líderes del PSOE y Podemos, respectivamente.
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, líderes del PSOE y Podemos, respectivamente.


Madrid.- La posibilidad de que España repita elecciones aumentó un poco más este martes debido a la falta de acuerdo en la reunión que celebraron dirigentes del Partido Socialista (PSOE) y el izquierdista Unidas Podemos (UP).

El encuentro de hoy en el Congreso de los Diputados entre dirigentes de ambos partidos ahondó en sus diferencias de fondo y a su conclusión mostró un nuevo cruce de acusaciones recíprocas en las que los dos se culparon de la posibilidad de que haya que repetir los comicios.

Los dos partidos siguen separados por una brecha de fondo aparentemente insalvable- los socialistas quieren un gobierno monocolor con apoyo parlamentario de UP, mientras que este último insiste en formar parte de un ejecutivo de coalición.

El PSOE no ve “una salida” a la negociación con Podemos porque este partido “se ha negado en todo momento” a aceptar un acuerdo sobre un programa e insiste en un Gobierno de coalición, afirmó a la prensa tras la reunión la portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra.

Añadió que “hoy por hoy” no ven una salida al bloqueo político, aunque recalcó que los socialistas están dispuestos a seguir negociando y no quieren levantarse de la mesa de discusión, si bien recalcó que solo desean hablar de un acuerdo programático y no de una coalición.

Por su parte, el “número tres” y responsable de Acción Política de UP, Pablo Echenique, culpó al PSOE del fracaso de las conversaciones porque “no se mueve de su planteamiento de formar un Gobierno de partido único” e “íntegramente ocupado por ministros y ministras socialistas”.

Para Echenique, la postura socialista es “un error que aboca definitivamente al país a elecciones anticipadas”.   Ambos responsables descartaron también la posibilidad de que el líder socialista y jefe del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, pueda recibir el apoyo de Podemos para un nuevo mandato sin un acuerdo previo.

Si ambos partidos no logran un acuerdo que permita nombrar antes del 23 de septiembre a Pedro Sánchez para nuevo mandato, ese día se convocarían de forma automática nuevas elecciones legislativas, que tendrían lugar el 10 de noviembre.

La reunión que responsables de ambos partidos mantuvieron hoy en el Congreso de los Diputados durante casi cuatro horas no registró avances, con ambas partes firmes en las posiciones de partida que mantienen desde las elecciones del 28 de abril- el PSOE quiere un Gobierno en solitario apoyado por UP mientras que esta formación busca entrar en un Ejecutivo de coalición.

Después de casi tres meses con esa diferencia de fondo, el PSOE sí ofreció una coalición a UP justo antes de la primera investidura de Sánchez, en julio, pero entonces Podemos rechazó por insuficiente la oferta socialista- una vicepresidencia del Ejecutivo y tres ministerios, con lo que fracasó la formación de un nuevo Gobierno.

Tras el bloqueo de la primera investidura de Sánchez el 25 de julio pasado, PSOE y Podemos no han registrado avances en sus diferencias de fondo, ya que los socialistas consideran además que la oferta de julio ya no está vigente y solo contemplan un acuerdo sobre el programa de gobierno, sin coalición.

Ambas partes, además, han señalado de forma reiterada la falta de confianza que mantienen entre sí como uno de los principales motivos del bloqueo político.

Ante la falta de avances por la izquierda, el PSOE, volvió a pedir al conservador Partido Popular (PP), la segunda mayor fuerza del Parlamento, que permita la investidura de Sánchez a través de su abstención para favorecer la estabilidad institucional y económica.

“La situación económica sería aún mejor si tuviéramos Gobierno”, dijo al PP en este sentido la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, durante un debate en el Senado.

Si se repitieran las elecciones, serían las cuartas que celebra España en menos de cuatro años, después de que las que tuvieron lugar en diciembre de 2015 dieron entrada en el Parlamento a partidos de nueva creación, como Podemos o el liberal Ciudadanos, lo que hace más complicado formar mayorías de gobierno.