Martes, 12 de noviembre, 2019 | 7:13 am

‘La extraña’ primer “remake” del cine de RD

20 ES 17,p02


La Romana.-Sergio Gobbi es un director de cine que nació en Milán y desde el año 1961 ha desarrollado su carrera de director , guionista, actor y productor, especialmente del cine italiano.

Unas vacaciones lo trajeron a República Dominicana, donde se encontró con un naciente cine que, según vaticina, podría a convertirse en uno de los más importantes de Latinoamérica.

Ahora con dos actores criollos bajo sus órdenes, Frank Perozo y Evelina Rodríguez, y un extraordinario equipo de técnicos, también dominicanos, Gobbi está rodando la cinta “La extraña”, en las instalaciones de Casa de Campo en La Romana.

Los detalles

En una rueda de prensa celebrada en una de las villas que componen este complejo turístico que sirve de marco para este rodaje, Gobbi, junto al equipo de la película, habló de lo emocionado que está de poder rodar en el país esta historia muy significativa para su vida como productor.

En este encuentro estuvieron presentes los productores ejecutivos Joan Giacinti y Leo Proaño, quienes confiaron en el producto y auguraron el éxito.

Y es que esta cinta fue filmada por Gobbi hace 40 años, con la que pudo abrirse paso en el cine, tanto así que llegó a tener varias películas nominadas al Oscar y trabajó director Román Polanski.

“La extraña” se convierte en el primer “remake” del cine dominicano, basado en la cinta francesa “L’ètrangére”, de Sergio Gobbi y ahora le hizo una adaptación para llevarla de regreso a la pantalla grande, ahora con actores dominicanos, en otra época y en otro ambiente.

Perozo y Rodríguez coincidieron conque esta película generará mucha novedad, porque se sale un poco de los géneros tradiciones del cine dominicano y aborda un drama en el que todos pondrán sus emociones al límite.

Sinopsis

La historia inicia con la historia de Alberto Caba un joven de 36 años dueño de una exitosa editora de libros en Santo Domingo. Vive atormentado por el accidente que sufrió su esposa luego de que ambos se divorciaran.

Caba vive una vida solitaria y triste, abrumado con el trabajo y las nuevas innovaciones de la tecnología que poco a poco van desplazando el mercado de la impresión de libros.