Miércoles, 17 de abril, 2019 | 3:41 am

La explotación sexual infantil: un problema pendiente en Boca Chica

Gravedad. Plataformas tecnológicas y turismo crean las bases que agravan este problema. Ayuda. Entidades ofrecen poca asistencia.

Silvia Denisse  Pichardo Rodríguez, directora ejecutiva del proyecto   Caminantes, tiene más de 25 años en labor social.  José de León
Silvia Denisse Pichardo Rodríguez, directora ejecutiva del proyecto Caminantes, tiene más de 25 años en labor social. José de León


SANTO DOMINGO.-En el municipio de Boca Chica la explotación sexual y el abuso infantil permanecen entre los temas que generan mayor preocupación social, porque ponen en riesgo el desarrollo saludable de la niñez dominicana.

El auge del turismo en la zona ha creado las condiciones para que muchos niños y adolecentes se encuentren en condición de vulnerabilidad social.

Los mecanismos de explotación sexual se han diversificado a través de las plataformas digitales, lo que hace más difícil su detección temprana.

Factores como la pobreza, la falta de empleo, el abandono paterno y las deficientes políticas públicas han incidido en que muchos infantes tengan que abandonar la escuela para trabajar en las calles y en la playa para colaborar con el sustento del hogar.

Las preocupaciones sobre estos problemas son acumuladas por líderes comunitarios a través de instituciones sin fines de lucro, que realizan trabajos de aporte social enfocados en los derechos de los niños y adolecentes.
La Fundación “Proyecto Educativo Caminantes” es una de ellas.

Trabaja con una visión cristiano en acciones e iniciativas de carácter social para la protección y defensa de los niños.

Su presidenta Silvia Denisse Pichardo Rodríguez afirmó que el fenómeno del padre ausente en los hogares de Boca Chica es uno de los problemas que marcan al niño en su crecimiento, ya que la madre recibe una responsabilidad mayor y, en consecuencia, descuida al niño.

Indiferencia

Pichardo criticó que el sector empresarial que se desarrolla en Boca Chica no se involucra en las problemáticas sociales.

Agregó que las empresas y los hoteleros conocen su responsabilidad social de contribuir con las necesidades del municipio, pero las entidades comunitarias no han tenido éxito en involucrarlos en esa tarea.

La trabajadora social añadió que las familias humildes y los líderes comunitarios son los sectores que mayormente participan en la solución de los males que aquejan a Boca Chica.

Afirmó que el desarrollo de de este municipio de la provincia Santo Domingo ha podido ser mejor, debido al avance económico registrado desde hace años, pero lamentó que los recursos no sean distribuidos de forma equitativa.

Reveló que el empresariado que se ha instalado en la zona se vincula muy poco con la comunidad.

“Muchas veces nosotros nos conformamos con las pocas cosas que aportan, como en Navidad y otros días festivos, aun sabiendo que ellos tienen una cuota de responsabilidad ”, manifestó.

Declaró que en vista de la negatividad de los empresarios de contribuir económicamente con las labores sociales, procuran que faciliten espacios laborales para los jóvenes que acogen en la fundación interesados en alcanzar un futuro mejor.

“Es más beneficioso que nos empleen a uno de los jóvenes que capacitamos o permitan que realicen pasantía dentro de las empresas, esto abre la brecha para oportunidades futuras para ellos”, señaló.

“El niño que molesta”

Lamentó que las autoridades municipales solo vean los niños de la calles como “una molestia para los turistas”, y no como el peligro de explotación sexual al que se exponen.

“El Ayuntamiento ve al niño de la calle como un problema que afecta al turismo y no como riesgo que expone al niño al abuso”, se quejó la líder.

Retos emergentes

Un fenómeno creciente es la explotación sexual en línea, que son todas aquellas modalidades de delitos que ocurren mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación.

Pichardo alertó que cada vez más niños se exponen en las redes sociales a compartir su foto e informaciones personales sin saber que se convierten en víctimas de abusos.

En ese sentido, manifestó que esta nueva modalidad de delito representa un reto para el trabajo que realizan las organizaciones comunitarias en Boca Chica, en razón de que es más difícil detectar.

“El problema de la explotación sexual en línea y la trata de persona es el campo de trabajo más difícil, no solo aquí, sino en todas partes del mundo, por más que se crea que se avanza siempre se encuentran más trabas para proteger a la niñez”, declaró.

Hay logros

Pichardo declaró que el municipio de Boca Chica ha mostrado avances en la reducción de los abusos contra de los niños y adolescentes, en razón de que no son tan visibles como antes.

Entiende que la comunidad está más alerta a los peligros que amenazan a los niños, ya que ahora no hay tanta indiferencia.

“Se ha realizado un trabajo de crear conciencia en el municipio, para que las personas abandonen la indiferencia ante un niño en condición de vulnerabilidad. Hoy los residentes se acercan a nosotros para denunciar lo que esté pasando”, dijo.

Diagnóstico

— Estimaciones
En 2013 el Cuerpo de Paz de Estados Unidos realizó un investigación en Boca Chica que arrojó que unos 150 a 200 niños y adolescentes eran víctimas de explotación sexual o sufrieron algún tipo de abuso.

Proponen proyectos con niños estigmatizados

Programas. La organización recientemente realizó una investigación que arrojó como resultado que los niños de familias con adultos privados de libertad son los que con más facilidad deciden lanzarse a las calles a delinquir o a prostituirse, en razón de que son estigmatizados por los delitos de sus parientes.

Pichardo afirma que eso hace que el infante abandone sus deberes sociales, como ir a la escuela.

El Consejo Nacional para la Niñez y la Adolecencia (Conani) inició una mesa de trabajo, en unión al Proyecto Educativo Caminantes, para formular, promover y ejecutar políticas públicas que permitan el rescate de estos niños y adolecentes afectados por esa problemática.