La derrota de Latinoamérica y el voto de la República Dominicana en el BID

48
Antonio Ciriaco Cruz

Por primera vez, un ciudadano americano presidirá el Banco Interamericano de Desarrollo(BID). Desde la creación del BID en 1959, época del presidente Americano Dwight D. Eisenhower , el cargo estuvo reservado, de manera implícita, a un ciudadano Latinoamericano o Caribeño.

Así como existe un acuerdo implícito para escoger un ciudadano americano para que ocupe el Banco Mundial; un europeo para el Fondo Monetario Internacional; un ciudadano de un País en Desarrollo para que ocupe la ONU, existía la misma regla en el BID para que su representante provenga de un país Latinoamericano o Caribeño.

Esta vez, se rompió la regla con la elección del ciudadano americano Mauricio Claver-Carone . El voto fué secreto y 30 de los 48 países miembros votáron a favor del candidato propuesto por el Presidente Donald Trump; y 23 de los 30 países que votaron por el ganador, son Iberoamericanos y caribeños. Sólo se abstuvieron los países de la Unión Europea, Chile, México, Perú, Trinidad y Tobago, Argentina. Según los resultados, todo indica que la República Dominicana votó a favor del candidato propuesto por el Presidente Trump.

Creo, personalmente, que con esa elección se debilita la representación de la Región en los Organismos de Cooperación y Financiamiento Multilateral. Pienso, además, que los EEUU con esta acción, estarían involucrando al BID en su guerra comercial con China. Al parecer, la política exterior dominicana ha tomado partido, abiertamente, a favor de los EEUU, convirtiéndose en una política exterior «bisagra» . Habrá que tener cuidado con esa visión.

En un contexto caracterizado por un enfrentamiento comercial, de dimensiones desconocidas, entre China y los EEUU, que hace recordar la trampa de tucídides referida a la guerra de 27 años entre Atenas y Esparta, que se desató debido al temor de Esparta por el ascenso de Atenas. Ahora, en pleno siglo XXI, lo que se vé es que China es la potencia en ascenso y los EEUU en declive.

En ese contexto, pienso que la mejor política exterior dominicana debe enfocarse en un tipo de diplomácia «proactiva» y más horizontal con el mundo, vinculada a bloques regionales, con cierta equidistancia a conflictos globales que pudiéran afectar objetivos económicos y geopolíticos que el país se trazara.

-- publicidad --