Juegos de Tokio costaron mucho: 15.400 millones de dólares

Juegos de Tokio costaron mucho: 15.400 millones de dólares

Juegos de Tokio costaron mucho: 15.400 millones de dólares

En esta imagen del 29 de julio de 2021, Letonia se enfrenta al Comité Olímpico de Rusia en el vacío parque Shiokaze durante el partido de voleibol de playa en Tokio. (AP Foto/Felipe Dana, Archivo)

TOKIO— El precio oficial por organizar los Juegos de Tokio 2020 fue de 15.400 millones de dólares, que según un estudio de la Universidad de Oxford serían los más costosos de la historia.

¿Qué más se podría comprar con esa cantidad?

El costo estimado de construcción de un hospital de 300 camas en Japón es de 55 millones de dólares. Así que se pudieron haber construido casi 300 de ellos.

El precio promedio de una escuela primaria en Japón es de unos 13 millones. Por ese precio, se tendrían 1.200 escuelas.

Una búsqueda rápida arroja que un Boeing 747 está valuado en alrededor de 400 millones. Entonces, se tendrían 38 jumbo jets por el costo de unos Juegos Olímpicos.

El punto es que los Juegos Olímpicos son costosos y podrían ensombrecer otras prioridades. De hecho, varias auditorias gubernamentales aseguran que el precio real de los Juegos de Tokio es incluso mayor a la cifra oficial, incluso el doble. Con excepción de 6.700 millones de dólares, el resto viene de fondos públicos de los contribuyentes japoneses. Según el presupuesto más reciente, la contribución del COI es de 1.300 millones. También aportó varios cientos de millones adicionales después de la pandemia.

Los costos olímpicos fueron analizados por un estudio de la Universidad de Oxford, el cual descubrió que todas las justas desde 1960 han excedido su presupuesto en un promedio de 172%. El exceso de Tokio es de 111% o 244%, dependiendo de la cifra que se elija.

“Ni al COI ni a las ciudades sede les interesa rastrear costos, porque eso tiende a revelar excesos de presupuesto, que con más frecuencia se han convertido en una vergüenza para el COI y las ciudades sede”, dijo el autor del estudio, Bent Flyvberg en un correo electrónico. Flyvberg resaltó que los costos se reducirían si el COI aportara un monto mayor en lugar de dedicarse a abrir las billeteras de los organizadores.

Dar seguimiento a los costos es un ejercicio tedioso, repleto de argumentos de lo que constituye y no constituye un gasto olímpico. Flyvberg explicó que las cifras de los distintos Juegos podrían no ser comparables y requieren de mayor análisis.

“El problema es separar lo que es un gasto olímpico de un gasto de infraestructura general que de igual forma se hubiera realizado, pero se aceleró para la realización de la justa”, informó en un correo electrónico Victor Matheson, quien estudia economía deportiva en la Universidad Holy Cross.

Por ejemplo: Los Juegos de Tokio 1964, afirma, “fueron unos de los más baratos o unos de los más costosos dependiendo de qué tanto de la preparación encaja dentro de la definición de gasto olímpico”.

Beijing 2008, a menudo enlistado con un costo superior a los 40.000 millones de dólares y los Juegos Invernales de Sochi 2014 —con un precio de 51.000 millones— a menudo destacan incorrectamente como los más costosos.



Avatar

AP

Noticias Relacionadas