Irrazonable intransigencia

0
174
José Báez Guerrero

Segundos después de anunciado por la JCE que usará la votación automatizada, los más bochincheros voceros de Leonel intentaban incendiar las redes sociales alegando falsamente falta de consenso. Hay consenso, condicionado por el PRM, pero consenso al fin.

Lo expresaron casi todos los partidos con capacidad legal para opinar. Lo que no hay y sería impráctico exigirlo por imposible, es unanimidad, que raras veces existe en asuntos puramente políticos.

Ni siquiera caballeros como los políticos ingleses al principio de la guerra lograron unanimidad sobre cómo enfrentar a Hitler; Churchill difícilmente logró consenso, calibrando el sentimiento popular.

En Estados democráticos de derecho, aún defectuosos, quienes ejercen legal y legítimamente algún poder público están obligados a decidir los asuntos de su competencia sin temor al disgusto de los intransigentes.

La prensa, la Iglesia, los gremios, los empresarios, la opinión pública en general, en naciones más desarrolladas, ni caso hacen a los lamentos y rabietas de malos perdedores. Los límites de término, como el aceptado traumáticamente por Danilo Medina, nos ahorrarían mucho gadejo injustificable.

-- publicidad --