Integración de LATAM

Integración de LATAM

Claudio Caamaño Vélez.

Recientemente se llevó a cabo en Brasil una reunión de países suramericanos, con el propósito de reactivar la Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), organismo de integración regional que busca fortalecer vínculos económicos, de cooperación y mutua protección entre los países miembros.

Tenía muchos años sin reunirse, fundamentalmente provocado por el divisionismo motivado por Estados Unidos, que desde tiempos coloniales ha fomentado la fragmentación de pueblos que comparten una misma identidad.
Siguiendo la lógica del emperador Julio César “divide y vencerás”, han mantenido a nuestros países chocando entre sí, para eliminarnos toda posibilidad de hacerles frente económica o militarmente.

Con ese “jueguito” llevan doscientos años, castrando nuestras potencialidades, acaparando nuestros recursos, imponiendo sus reglas de mercado, tratándonos como su “patio trasero”.

Así han aplicado la “Política de Gran Garrote”. Los dominicanos hemos sido particularmente víctimas: en 1916 con ocho años de ocupación militar, y en 1965 cuando nos arrancaron el derecho a la autodeterminación.

Hablan de derechos humanos, pero se la han pasado promoviendo dictaduras en todo el mundo. Célebre es la frase de Franklin Roosevelt referente al sanguinario dictador nicaragüense Anastasio Somoza: “Es un hijo de perra, pero es nuestro hijo de perra”. Han preferido dictaduras serviles que democracias independientes. Lo bueno y lo malo lo configuran según sus intereses económicos.

Para no irnos lejos, cuando nuestro país estableció relaciones con China, Estados Unidos reaccionó incómodo, como si estuviéramos obligados a pedirles permiso. Sin embargo, ellos tienen relaciones desde 1979.

Aunque nuestro país no es miembro de UNASUR, me llena de esperanza que se estén reactivando esos mecanismos de integración que permitan a los países latinoamericanos fortalecerse y ser menos susceptibles a los abusos e imposiciones de las potencias de turno.



Claudio Caamaño Vélez