Impulsar la comunidad y el ecoturismo es el objetivo de Azua

Impulsar la comunidad y el ecoturismo es el objetivo de Azua

Impulsar  la comunidad y el ecoturismo es el  objetivo de Azua

Santo Domingo.- El turismo dominicano sigue dando de qué hablar entre los nativos y extranjeros, y es que las diferentes zonas del país brindan una experiencia única y fuera de lo convencional.

Pero en la parte del sur, específicamente en la provincia de Azua, El DÍA tuvo la oportunidad de poder disfrutar de una buena comida, vista y visita a lugares que junto a la familia pueden disfrutarse en unas excelentes vacaciones llenas de aventuras.

Rancho Caprache

En Hatillo, Azua, se encuentra ubicado el rancho Caprache, un proyecto que inició con la crianza de cabras en el 2016 y desde entonces se ha vuelto el lugar perfecto para el disfrute de la familia. Sus propietarios, Daniel Costache y su esposa, Nieves Segura, buscan rescatar la cultura de las cabras de leche.


“Aquí había muy pocos de esos animales de raza lechera y las personas que los tenían, era porque tuvieron algún amigo con un proyecto que fracasó y se quedaron con los animales, pero no entendían realmente el potencial del animal que tenían y lo utilizaban como un chivo”, puntualizó Segura.

Esta experiencia con los caprinos resulta muy gratificante para los niños y los padres, ya que pueden darles de comer a las cabras pequeñas que se alimentan con leche en biberón, además de que se disfrutará de un recorrido donde se aprenderá sobre el proceso de su crianza.

Inicio e inversión

Este proyecto fue iniciado con 48 cabras, teniendo que importar machos desde Estados Unidos y desde allí se comenzó a multiplicar un nuevo pie de cría.

En la actualidad ya existen 284, de las cuales solo 96 se encuentran en producción. En el rancho Caprache existen dos razas de cabras, la Alpina Francesa y la Saanen Suiza. “Esas 96 cabras dan una producción de 160 a 170 litros de leche al día; de estos animales se procesa la leche, al igual que el queso de cabra, además de la fabricación del dulce de leche”, indicó Nieves Segura.

Asimismo, dijo que basados en la “excelente” materia prima que tienen por la calidad de los animales, pasaron de hacer queso de diferentes variedades, dentro de las que se encuentran el feta, el queso crema, chévre y el cream cheese.

Para que Segura y su esposo Daniel Costache, de nacionalidad rumana, comenzaran con esta idea, tuvieron que invertir más de RD$20 millones con ayuda del Banco Agrícola, dentro de lo cual está incluida la compra del rancho.

Para que este tipo de animales puedan desarrollar su potencial al máximo, es importante que el ambiente o la tierra donde estén se encuentre seca.

Altos de la Caobita

El recorrido organizado por el Grupo Sarma, terminó en un ecohotel llamado Altos de la Caobita, ubicado en la localidad de Barreras, a tan solo treinta kilómetros de Azua de Compostela.

De acuerdo a la propietaria, Dolores Puértolas, este proyecto inició en el 2014 como una casa de retiro y para el año 2021, gracias al aporte de voluntarios expertos en arquitectura hotelera, se transformó en un modelo de negocio turístico de enfoque sustentable, ofreciendo al público el confort de un ecohotel ecológico bajo los parámetros elementales de la sostenibilidad y un alto compromiso de desarrollo social de su comunidad.

El ecohotel posee dos edificios de habitaciones y una casa de planta única, con una capacidad aproximada de 18 huéspedes, mientras que para los más aventureros ofrece la oportunidad de pernoctar en tiendas de campaña, y espacio reservado para grupos de campistas en un entorno natural de características espectaculares entre meseta, montañas y el mar.

También ofrece una impresionante piscina infinita que juega a ser cómplice entre su cielo azulado y la Playa Caobita, bañada por el mar Caribe, creando un escenario celestial.

La gastronomía local es parte elemental de su oferta, la cual presenta una gran variedad de platos tradicionales y otros que aprovechan los cultivos locales de temporada para disfrutar de una experiencia culinaria.

El entorno de Altos de la Caobita Ecolodge está concebido para la relajación, ofreciendo a sus visitantes áreas con hamacas y tumbonas que invitan a leer, descansar o deleitarse contemplando la puesta del sol.

—1— Cuidado
Desde sus inicios, el ecohotel suple sus necesidades energéticas a partir de paneles solares y posee su propio reservorio de agua, el cual cubre los requerimientos para su operatividad.
—2— Preservación
Altos de la Caobita refuerza este verano de 2022 sus iniciativas de lucha contra el plástico de un solo uso.



Eymi Silvestre

Noticias Relacionadas