Imposición de una agenda de impacto negativo

Imposición de una agenda de impacto negativo

Imposición de una agenda de impacto negativo

Desde hace varias décadas la sociedad dominicana viene observando de brazos cruzados y de frente a los niños, los adolescentes y la juventud universitaria una agenda de los valores invertidos cuando lo que se requiere en esas etapas es la definición de un modelo a seguir, y un ideal de referencia para insertarse en la sociedad y abrirse paso para ser aceptados en los espacios por los valores y los conocimientos adquiridos, no tengo nada en contra de su agenda, pero sí en contra de su imposición para impactar negativamente a la sociedad.

En la década de los años 90 éramos privilegiados, teníamos una generación que sentía orgullo de ser honorable aunque sea pobre, sin embargo, todos hemos sido pacientes y hasta cómplices de la agenda que nos han impuesto los grupos articulados para enrostrarnos la vulgaridad, la vanidad, la mediocridad y la exhibición de fortunas ilícitas como un nuevo modelo al que deben seguir nuestros hijos, y tal parece que nos llevan la delantera, porque cuentan con suficientes recursos económicos, tecnológicos y el apoyo de distintos sectores poderosos.

En la nueva línea de acción para manipular a la población hay una planificación estratégica muy calculada de los «valores invertidos» y les están haciendo creer a la juventud que la vulgaridad está de moda y que los que están mal son todos aquellos que practican los valores morales, la formación, y que tienen metas sobre la base de la educación.

Y si no están de acuerdo entonces fíjense ustedes como una persona que salió al mundo artístico urbano ha escenificado desde profanación a Virgen de la Altagracia hasta actos de los más vulgares de sexualidad frente al público, sin embargo, esa persona hoy está junto a otra vulgar que muchos la tienen como un icono, luego están invirtiendo mucho dinero para grabar con urbanos de gran renombre y está apareciendo en todos sus conciertos y para colmo de males apareció en las portadas de cuadernos escolares, como una burla de ese sector empresarial a los dominicanos que aún queremos formar a nuestros hijos en valores.

Los grupos anti valores deberían ser menos evidentes en sus pretensiones de imposición de su clase, porque vivimos en una sociedad de derechos y el mismo derecho que tienen ellos ese mismo derecho lo tienen otros, y pudiéramos decir que es así, pero no, porque existe una agenda programada, articulada y dirigida con los fines de que la mayoría de la gente pertenezca a esa clase para que no prospere como representante formal y educado ni tenga oportunidad para insertarse en los espacios de las áreas de la ciencia, la ingeniería y pretenden que la mayoría sean influencer de impacto negativo para seguir reproduciendo esa mala práctica.

Que quede claro que la agenda de impacto negativo y anti valores está siendo impuesta ante la vista de todos nosotros, hace mucho tiempo que estamos dormidos, tal como si estuviéramos anestesiados, porque ya ninguna cosa nos sorprende. Ojalá, y podamos despertar a tiempo.



Glenis E. Féliz

Noticias Relacionadas