Martes, 19 de febrero, 2019 | 6:30 pm

Hospital Juan Bosch tiene seis medallas de oro por la calidad

Más de 20 galenos han sido desvinculados del centro médico por no apostar al buen servicio

Sin título


El Pino, La Vega.-Juan es un jardinero que al percatarse de la llegada de usuarios al Hospital Traumatológico y Quirúrgico Profesor Juan Bosch y ver que están desorientados los lleva hacia su destino.

Este simple ejemplo es una de las tantas razones que han permitido a este centro de salud ser coronado seis veces con la medalla de oro en el Premio Nacional a la Calidad y Reconocimiento a las Prácticas Promisorias que otorga el Ministerio de Administración Pública (MAP).

Gleny de la Cruz es otra muestra de lo que es la atención, la calidad y la candidez humana, puesto que ella viaja 99 kilómetros, desde el municipio de Nagua, hacia La Vega por la mejoría de su salud.

Acostada en una camilla, la joven explicó que sufrió una lesión en una pierna y posteriormente se fracturó la cadera. Pero hace poco fue operada en este centro de salud.

Al cuestionarla de por qué viaja desde tan lejos hacia este hospital, ella respondió que por recomendaciones de unos amigos se enteró de la calidad de los servicios que ofrecen.

El usuario es el centro

José Luis Coronado García, director del hospital, reveló que cuando le propusieron entrar a ese nuevo modelo presentó un poco de resistencia, porque venía del viejo modelo donde los médicos y las enfermeras eran el centro de la atención.
Cuando entró a laborar en este lugar lo hizo como médico ayudante.

El anestesiólogo narró que en el tradicional modelo de salud “se hacía el servicio por llamada y el paciente era quien tenía que esperar a que yo llegara”.

“Y me plantean en este hospital que tengo que hacer servicio, para mí realmente fue difícil… ese fue el primer paradigma que tuve que romper”, dijo.

Coronado García precisó que cada empleado es clave para que este hospital de autogestión de siete medallas haya ganado seis de oro. La primera fue de bronce. Contó que en seis años que lleva laborando en el centro han desvinculado más de 20 médicos que no han rendido los frutos requeridos por el nuevo modelo.

“El modelo está dirigido a desarrollar liderazgo, estrategia de planificación y mide los resultados de las personas”, dijo el funcionario durante la entrevista.

La diferencia entre este modelo de hospital y el sistema tradicional es que en este el eje transversal es el médico, todo gira en torno a él y a la enfermera, mientras que el primero da prioridad al “usuario” o al “paciente”.

“El éxito de este modelo radica en que todo está centralizado en el usuario”, destacó.

Sostuvo que este lugar no es dirigido por un director, sino por un equipo.

Añadió que esa implementación fue dejada por Ramón Alvarado, el anterior director, quien creó el Comité Ejecutivo del Hospital, compuesto por director, subdirector médico y tres médicos elegidos en asamblea, el cual tendrá un año de vigencia, y allí se toman todas las decisiones.

En este hospital se movilizan diariamente unas dos mil personas buscando servicios.

El año pasado solo en el área de laboratorio se ofrecieron 350 mil servicios.

Coronado García explicó que cada cuatro meses ellos realizan una reunión para evaluar los indicadores de la eficiencia, calidad, producción, satisfacción y cumplimiento de planes.

Además contratan a una empresa que mide la satisfacción del usuario. La última arrojó que el 95 por ciento estaba satisfecho con los servicios allí brindados.

El Ministerio de Salud Pública solo paga la nómina de médicos y enfermeras, que es de 19.5 millones de pesos. Los equipos médicos, material gastable y el mantenimiento del mismo salen de la autogestión que ellos realizan.

“En los últimos cinco años el hospital ha adquirido equipos por más de 95 millones de pesos”, citó como ejemplo.

El 85% de la población que allí asiste cuenta con un seguro médico, de estos el 66% pertenece al Régimen Subsidiado de la Seguridad Social, el 19% al Régimen Contributivo y el por ciento restante no tiene cobertura.

Como empresa social, el anestesiólogo dijo que los beneficios que genera el hospital por la venta de servicios a las diferentes ARS se redistribuyen a ese 15 por ciento de la población que no pertenece a ninguna ARS.

Este hospital está habilitado y vende sus servicios a más de 16 administradoras de riesgos de salud.