Himno cuenta las glorias de la Patria y debe ser más conocido - El Día

Himno cuenta las glorias de la Patria y debe ser más conocido

Himno cuenta las glorias de la Patria y debe ser más conocido

El canto a la Patria ha sido una tradición durante décadas, pero se ha ido perdiendo el respeto de mantener la reverencia de la década de los 60 al 80.

SANTO DOMINGO.-Alegando que muchos estudiantes han perdido la identidad social, cultural e histórica del país, destacados docentes apoyan categóricamente que estos deban saberse el Himno Nacional y conocer los símbolos patrios, como ha planteado el ministro de Educación, en cambio, objetan la obligación expresada para el título de bachiller.

Hay expertos en la materia, como Sigfrido Cabral, expresidente de la Asociación Dominicana de Profesores (ADP) y abogado en Procedimiento Civil, que van más allá de la declaración hecha por el titular Roberto Fulcar.

“No conozco si el ministro se ha referido a alguna ordenanza o reglamento después que él asumió la cartera, que le faculte para trazar una política de esa magnitud que echa por tierra todo lo que es la aprobación de los cursos…”, sostuvo Cabral, dejando claro que un pronunciamiento de esa naturaleza modificaría la Ley 66-97 sobre Educación, la cual sustenta los requisitos para optar por el título de bachiller.

La también expresidenta de la ADP, María Teresa Cabrera, hizo una afirmación similar, en el sentido de que no es una decisión administrativa establecer los requisitos para graduarse de bachiller, sino que corresponde al Consejo Nacional de Educación.

Compromiso
“Quiero imaginar que esa declaración expresa la intención de promover en las escuelas la comprensión, el análisis y el compromiso con el contenido histórico y heroico de nuestro canto patrio. Porque memorizarlo y repetirlo sin comprenderlo aporta poco, sólo serviría para reafirmar el modelo educativo tradicional, que debe ser superado”, puntualizó Cabrera.

La iniciativa implementada por Fulcar al crear las Cátedras Ciudadanas deberían dar a conocer más los detalles de su creación, implementación y resultados, sostiene Jacqueline Malagón, exsecretaria y asesora del Ministerio de Educación.

Afirma que quienes la han apoyado la creen una magnífica oportunidad para que los estudiantes se eduquen de manera integral.

“En el caso de lo declarado por el ministro, estoy de acuerdo en que debemos hacer lo imposible para que nuestros egresados de secundaria, o aún más, los egresados del Segundo Ciclo de Primaria, deben saber las estrofas de nuestro himno que se ha considerado el segundo más hermoso en la historia de los himnos de los países.

La Marsellesa, de Francia, ha ocupado el primer lugar”, planteó Jacqueline Malagón.

Exaltar nacionalidad
Sin embargo, la maestra, con más de 60 años en la carrera docente, no cree que sea obligatorio saberse el Himno de principio a fin para ser bachiller como condición, sino una norma para recibir un título, un requisito para aprobar una asignatura que tenga que ver con lo cívico, exaltar la nacionalidad dominicana y con esta aprendérselo y cantarlo o recitarlo con fervorosa emoción.

Para la doctora en Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de México, y exdirectora de la Escuela de Historia y Antropología de la Universidad Autonoma de Santo Domingo, Luisa Navarro, en el país existe un cierto manejo de las ciencias sociales que ha logrado que los estudiantes no se identifiquen con los símbolos que contemplan la nacionalidad dominicana.

Apoya categóricamente la fórmula de Fulcar, no así la imposición, sino que se ofrezca como parte del contenido de la materia cívica.

Cuenta que el Himno es un reflejo de la historia e identidad dominicana, sin dejar de reconocer la debilidad de no haber incluido a Ramón Matias Mella, héroe de la Independencia y la Restauración.

Deplora que en la frontera, niños haitianos se resistan a cantarlo, mientras en otros países se exige el dominio y canto patrio.

“Antes, cuando se tocaba el Himno Nacional, existía un respeto que no se podía ni mover un dedo, todo el mundo tenía que hacer reverencia”, remembró Juliana Acevedo, maestra pensionada de la Escuela Fidel Ferrer.

Recuerda que en su ciudad natal, Castillo, había que recitar el himno junto al juramento de los Trinitarios.

Significado

— Valor
El Himno Nacional es la composición musical patriótica que representa al país, junto con la bandera y el escudo. Su letra fue compuesta por Emilio Prud’Homme y la música es de José Reyes. Trujillo ordenó que no lo interpretaran completo.

Himno Nacional Dominicano
Quisqueyanos valientes, alcemos/ Nuestro canto con viva emoción,/ Y del mundo a la faz ostentemos/ Nuestro invicto, glorioso pendón.

¡Salve! el pueblo que intrépido y fuerte,/ A la guerra a morir se lanzó,/ Cuando en bélico reto de muerte/ Sus cadenas de esclavo rompió.

Ningún pueblo ser libre merece/ Si es esclavo, indolente y servil;/ Si en su pecho la llama no crece/ Que templó el heroísmo viril,

Más Quisqueya la indómita y brava/ Siempre altiva la frente alzará;/Que si fuere mil veces esclava/ Otras tantas ser libre sabrá.

Que si dolo y ardid la expusieron/ De un intruso señor al desdén,/ Las Carreras! Beller!… campos fueron/ Que cubiertos de gloria se ven.

Que en la cima de heroico baluarte/ De los libres el verbo encarnó,/ Donde el genio de Sánchez y Duarte/ A ser libre o morir enseñó.

Y si pudo inconsulto caudillo/ De esas glorias el brillo empañar,/ De la guerra se vio en Capotillo/ La bandera de fuego ondear.

Y el incendio que atónito deja/ De Castilla al soberbio león,/ De las playas gloriosas le aleja/ Donde flota el cruzado pendón.

Compatriotas, mostremos erguida/ Nuestra frente, orgullosos de hoy más;/ Que Quisqueya será destruida/ Pero sierva de nuevo, jamás!

Que es santuario de amor cada pecho/ Do la patria se siente vivir;/ Y es su escudo invencible, el derecho;/ Y es su lema: ser libre o morir.

¡Libertad! que aún se yergue serena/ La Victoria en su carro triunfal,/ Y el clarín de la guerra aún resuena/ Pregonando su gloria inmortal.

¡Libertad! Que los ecos se agiten/ Mientras llenos de nobles ansiedad/ Nuestros campos de gloria repiten/ Libertad! Libertad! Libertad!



Yanet Féliz

Yanet Féliz