Miércoles, 22 de mayo, 2019 | 4:05 pm

Hechos que eran inimaginables



Resulta poco común, tal vez extraño, que se esté dando desde hace meses un enfrentamiento sin tregua entre dos personalidades del Derecho de República Dominicana ligadas desde hace años al deporte.

Muy pocos, quizá nadie, en el entorno del béisbol profesional, entiende a cabalidad el origen de este choque frontal, sin pausa, entre Juan Francisco Puello Herrera, presidente de la Confederación de Béisbol del Caribe, y el presidente de la Liga de Béisbol de República Dominicana, Vitelio Mejía.

Puello Herrera, con 28 años al frente de la Confederación, aspira a seguir por cuatro años más, pero se la están poniendo difícil, porque está siendo “bombardeado” desde hace un tiempo por la Liga Dominicana, en connivencia con directivos de otras ligas, en especial de México.

Todo esto al parecer tiene su origen en lo económico, producto de lo ocurrido en la pasada Serie del Caribe efectuada en Panamá, donde la Liga Dominicana de Béisbol supuestamente debió recibir unos 600 mil dólares que jamás llegaron a sus arcas.

Ese es el principal reclamo que le podría costar hoy el puesto a Juan Francisco Puello Herrera, un respetado miembro de esta sociedad, al igual que Vitelio Mejía.

No concibo, aunque ya se están viendo hechos que eran inimaginables, que dos dominicanos estén enfrascados en una disputa donde al final el país será el principal perdedor.

Esto tiene cierta similitud con la política partidista, donde se observan hechos que hace un tiempo se creían impensables.

¿No se parece todo este embrollo un poco, quizá más de lo que uno se imagina, a lo que ocurre entre los dos principales líderes de uno de los partidos mayoritarios?

Publicidad