Hay que ser precavido

Hugo López Morrobel

La lluvia que ha estado cayendo sobre todo el territorio nacional y que ha sido responsable de la posposición de varios partidos de la serie final, debe servir de “escarmiento” a la Liga de Béisbol , que en muchos casos “mamonea” en la toma de decisiones.

En los últimos años, lamentablemente, las finales en el país culminan escasas horas antes de iniciar la Serie del Caribe.

Si no se ha asimilado esa experiencia es por pura y simple testarudez.

Después que se declara un equipo campeón, sus seguidores siempre desean ver o participar en el famoso desfile que recorre las calles y avenidas de la ciudad del ganador.

Como está la cosa, será casi imposible realizar esa fiesta y, lo más grave, los jugadores estarán sumamente agotados y otros con compromiso de reportarse en sus respectivas organizaciones en Estados Unidos o en ligas asiáticas.

Si bien es cierto que no siempre se producirá una inestabilidad del tiempo como este año, siempre hay que estar preparados para recibir un vendaval de agua, y ahora más, que los científicos insisten en la teoría de que el cambio climático hará que todo dé un giro de por los menos 180 grados.

-- publicidad --