Lunes, 25 de marzo, 2019 | 3:49 pm

Hablando la gente se entiende



La paralización del torneo de béisbol, programada para iniciar el próximo jueves, sería una verdadera “locura” por parte de los peloteros, debido a que sus exigencias en nada deben involucrar a la liga, porque es un problema exclusivo de la entidad que los agrupa.

Desde hace días los jugadores apuestan a una especie de huelga si el exlanzador Mario Melvin Soto, presidente de la Federación de Peloteros Profesionales, no renuncia o llama a elecciones.

Un paro sería un error, porque, se admita o no, ese evento es propiedad de todos los dominicanos, por lo que está por encima de los intereses internos de la Federación y de los propios dueños de equipos, y más ahora, que inicia la segunda fase más importante, el denominado “Todos contra todos”.

A los problemas que existen a lo interno de la Federación deben buscarle un punto de avenencia, porque de no hacerlo saldrán todos lesionados de distinta manera.

Soto, con 19 años al frente de esa entidad, en la última semana estuvo envuelto en un incidente en que hubo amenazas a cuatro periodistas, debe escuchar el pedido de sus colegas activos, para que compruebe si su longeva actuación al frente de la entidad es respaldada por la mayoría de sus miembros.

No creo que el banilejo tenga dotes dictatoriales, por lo que el camino más expedito es llamar a elecciones para determinar el grado de aceptación que tiene su gestión.

Los tres días de asueto del fin de semana, debieron ser aprovechados por las partes en conflicto para negociar una salida satisfactoria. ¡Esperemos!