Gurús ofensivos guían a 4 finalistas de conferencia en NFL

Gurús ofensivos guían a 4 finalistas de conferencia en NFL

San Francisco 49ers

SANTA CLARA, California, EE.UU. — Chris Foerster había pasado casi dos décadas como asistente en la NFL cuando se topó por primera vez con Kyle Shanahan, quien estaba a poco de convertirse en uno de los mejores estrategas de la NFL.

Shanahan estaba en su tercer año como coordinador ofensivo en la NFL cuando Foester se unió al personal del entrenador en jefe Mike Shanahan como entrenador de la línea ofensiva de Washington en 2010. De inmediato, le impresionó el conocimiento, creatividad y capacidad de enseñanza que tenía el precoz Shanahan.

La admiración creció durante los cuatro años que pasaron juntos en Washington y durante los últimos cuatro en San Francisco, donde Foerster ha sido asistente en el personal de Shanahan.

“Me ha sorprendido desde que trabajé con él, y esto no ha cesado”, dijo Foerster. “Es simplemente la forma en que hace esto y el control que tiene sobre lo que hace”.

El éxito de Shanahan en la supervisión de ataques productivos en San Francisco sin un quarterback de elite es el motivo por el que tantos equipos buscan cada enero al próximo gurú, capaz de dictar jugadas ofensivas y vanguardistas, para guiar a sus equipos.

De hecho, los cuatro entrenadores en jefe que han llegado a las finales de conferencia tienen una vocación ofensiva. Andy Reid de Kansas City y Zac Tylor de Cincinnati dictan las jugadas ofensivas, tal como Shanahan. Nick Sirianni, de Filadelfia, delegó esa labor durante su primera temporada.

“Las jugadas son sólo eso”, dijo Shanahan. “Lo importante es la forma en que vinculas a tu equipo, lo escondes y obtienes las cosas. Es la forma en que lo entrenas”.

Pocos lo hacen mejor que Shanahan y Reid, cuya influencia en las ofensivas modernas ha tenido una gran influencia. Casi la mitad de los equipos de la NFL organizan sus ofensivas inspirados en esas dos filosofías de entrenamiento. El ataque de Shanahan se basa en el juego terrestre. Se apega a la idea de que éste abrirá oportunidades con pases de “play-action” a medida que la serie avanza.

“Él no está sólo copiando jugadas de otras personas”, recalcó DeMeco Ryans, coordinador defensivo de los 49ers. “Tiene esa mente creativa y está colocando siempre a sus jugadores en una posición en la que puedan hacer las jugadas. Eso es lo que lo distingue de todos los otros coordinadores de la liga”. Los 49ers utilizan movimientos frecuentes y formaciones distintas para ocultar sus intenciones.

Shanahan ha creado una ofensiva en la que prácticamente no hay posiciones, lo que le permite mover por todo el campo a los integrantes capaces de hacer grandes jugadas, como Christian McCaffrey, Deebo Samuel, George Kittle y el fullback Kyle Juszczyk.

El objetivo es crear algún duelo desigual que marque la diferencia. “Presta atención a cada detalle”, dijo el quarterback novato de los 49ers, Brock Purdy. “Es el que coloca las jugadas cada día.

Es muy bueno que tu entrenador sea el que te enseña lo que estás ejecutando”. Shanahan se basó en la ofensiva concebida por su padre, quien llegó dos veces al Super Bowl con Denver en la década de 1990.

Pero ha hecho que ésa evolucione hacia el juego moderno. Y ha adquirido un conocimiento enciclopédico de su sistema, que le permite tomar jugadas de su pasado y adaptarlas a su equipo actual.



AP

Noticias Relacionadas