Grecia: Habría ganado el «no» en referéndum,según las primeras encuestas

206

Grecia.—  Tres encuestas de opinión realizadas durante el referéndum griego, que podría afectar el futuro del país en la zona euro, indicaron que el “no” va a ganar, con lo que los votantes habrían rechazado las propuestas de reforma hechas por los acreedores.

El primer ministro Alexis Tsipras instó a los votantes a votar por el “no”. Sin embargo, partidos de oposición y muchos funcionarios europeos habían advertido que un “no” podría poner en peligro la posición de Grecia en la zona común europea.

La votación se llevó a cabo en medio de restricciones bancarias impuestas el lunes pasado, que ha hecho que los griegos formen colas en los cajeros automáticos de todo el país para retirar un máximo de 60 euros (66 dólares) por día. Los bancos estuvieron cerrados durante toda la semana y no se sabe cuándo van a abrir de nuevo.

El primer ministro español, Mariano Rajoy, dijo el domingo que cualquiera que sea el resultado en Grecia, el futuro del país será difícil. Rajoy dijo que la eurozona tiene reglas y reglamentos “para asegurar su propia supervivencia”.

Comentó que Europa siempre ha mostrado su solidaridad con Grecia, pero que el euro no puede ser un club “a la carta” en el que un gobierno tome decisiones unilateralmente. Rajoy agregó que Grecia necesita crecer y crear empleos y que para ello es necesario que cuente con políticas en ese sentido.“La demagogia siempre termina estrellándose con la realidad”, agregó.

Incluso si los votantes griegos definen claramente si apoyan el “sí” o el “no” en el referéndum sobre su rescate, ningún resultado dará una respuesta clara de lo que Grecia deberá hacer con sus finanzas asoladas. Un apoyo al “sí” probablemente derive en un gobierno de unidad nacional y una convocatoria a nuevas elecciones, pero eso tomaría tiempo, y sin asistencia financiera fresca, aumentarían las posibilidades de un caótico incumplimiento total de pagos.

En vista de que Grecia ya no está amparada por un programa de rescate, deberá negociar uno nuevo con los acreedores, lo que implica aún más dinero para su gobierno y sus bancos agobiados por las deudas y nuevas medidas de austeridad económica.

Eso significa que permanecerán las restricciones a los retiros de dinero y transferencias bancarias, incluso más de lo previsto. Aunque el gobierno griego ha afirmado que un “no” no significa que Grecia dejará de utilizar el euro como moneda común, la mayoría de los expertos coinciden en que produciría más resultados financieros inciertos.

Varios políticos europeos, entre ellos Jeroen Dijsselbloem, el máximo funcionario de la zona euro, han dicho que un “no” pondría en peligro el lugar de Grecia en la zona euro de 19 naciones.

-- publicidad --