Gobierno y empresarios difieren sobre 80-20 mano de obra local y extranjera

0
2
José Ramón Fadul, ministro de Interior y Policía.

SANTO DOMINGO.- La propuesta de ampliar el porcentaje de mano de obra extranjera en las empresas enfrentan al gobierno y sector empresarial, ya que mientras el primero entiende necesario reformar el Código de Trabajo y crear más drasticidad en las sanciones, los empresarios ven imposible cumplir la legislación del 80-20 y recomiendan buscar una solución entre todos.

El ministro de Trabajo, José Ramón Fadul, consideró urgente revisar la ley y crear sanciones más fuertes porque, aunque los 276 inspectores vigilan y levantan infracciones permanentes los empresarios, sobre todo los del área agrícola y de construcción, vuelven a incurrir en la infracción a la vista de todos.

“Vamos a reformar la ley y crear mayor drasticidad en las sanciones, que sean más severas porque esta legislación solo establece el pago  de uno a seis salarios por infracción, así que vamos a tener sanciones más severas si queremos que la ley permanezca”, dijo Fadul.

Mientras que el presidente de la Confederación Patronal de República Dominicana (Copardom), Fermín Acosta, advierte que el tema no es de sanción, sino de tomarlo como una prioridad para el sector sindical, trabajadores, gobierno y empresarios, que deben sentarse a discutirlo para encontrar la mejor solución.

“Se hace imposible que determinados sectores puedan cumplir con la legislación del 80-20, pero por otro lado hay una gran cantidad de extranjero que son una realidad en nuestras calles y poblaciones; y esas gentes que ya están aquí no se pueden tirar a las calles porque de qué van a subsistir”, dijo Acosta.

Consideró que las legislaciones muy rígidas no tienen los resultados esperados y cambiar el código que establece que el 80% de los empleos sea para dominicanos y el restante 20% para extranjeros, no es solución porque esa ley no se ha podido cumplir.

Fadul y Acosta hablaron del tema al concluir la inauguración del XV Congreso Copardom, donde se replanteó la necesidad de un pacto por el empleo y la productividad basado en políticas de flexibilidad laboral y legislaciones  modernas que promuevan la creación y conservación del empleo.

-- publicidad --