Lunes, 16 de septiembre, 2019 | 6:05 pm

Gobernadora de Puerto Rico se queda; lucha contra corrupción

Wanda Vázquez, una exfiscal de 59 años, tiene una experiencia limitada dirigiendo agencias oficiales, mucho menos todo un gobierno.
Wanda Vázquez, una exfiscal de 59 años, tiene una experiencia limitada dirigiendo agencias oficiales, mucho menos todo un gobierno.


SAN JUAN. — La gobernadora más reciente de Puerto Rico contó que cuando era niña se paraba en su balcón y realizaba juicios imaginarios en los que siempre declaraba culpables a los supuestos acusados.

Ahora, con más de 32 años de servicio público como fiscal distrital y secretaria de justicia, Wanda Vázquez se encuentra al frente del territorio estadounidense después de que la Corte Suprema destituyera a su predecesor y parece haber tranquilizado una agitación política que llevó a la isla a tener a tres gobernadores en menos de una semana.

Como secretaria de justicia, Vázquez automáticamente seguía en la línea de sucesión para convertirse en gobernadora tras el fallo de la corte, una medida histórica que, comenta, le permitirá realmente trabajar para el pueblo y responder a sus necesidades porque se siente libre de cualquier obligación o vínculo político.

Se espera que Vázquez concluya el periodo del exgobernador Ricardo Rosselló, quien renunció al puesto el 2 de agosto después de una serie de protestas populares contra la corrupción, desvío de fondos públicos y un chat plagado de obscenidades en donde el entonces gobernador y otros 11 hombres, incluidos funcionarios públicos, se burlaban de mujeres, homosexuales y víctimas del huracán María, entre otros.

“No tengo sobre mis hombros ese peso,“ dijo en una entrevista con The Associated Press. “Yo no aspiro a puestos políticos“.

Agregó que sus prioridades son luchar contra la corrupción, asegurar fondos federales para la recuperación del huracán y ayudar a sacar a Puerto Rico de una recesión en la que ya lleva 13 años.

Vázquez le dijo a AP que, en las próximas semanas, planea crear un equipo especial con el Departamento de Justicia de Puerto Rico integrado por funcionarios locales y federales para atacar la corrupción.

Agregó que todos los contratos del gobierno serán investigados, incluidos aquellos aprobados como parte del esfuerzo de reconstrucción del huracán con un valor de miles de millones de dólares.