Viernes, 22 de febrero, 2019 | 3:59 pm

Giselle Escaño: “La gente debe aprender a comer saludable”

Nutrición. Plan busca evitar enfermedades crónicas no transmisibles, como la obesidad, hipertensión, diabetes e hipercolesterolemia. Equilibrio. Controlar las porciones permite mantener el peso ideal para el resto de la vida.

Luego de iniciado el plan, los tratamientos duran  un mes, dos meses y tres meses.
Luego de iniciado el plan, los tratamientos duran un mes, dos meses y tres meses.


SANTO DOMINGO.-La mayoría de veces el sobrepeso se da por un factor emocional y si no se saben manejar las emociones siempre se estará lidiando con este trastorno, pues, a la larga, afecta la salud si no se le da la importancia que merece.

“El gran reto de los especialistas es educar al paciente sobre los beneficios de llevar un estilo de vida saludable, haciéndoles entender que hacer un plan rápido para bajar de peso no es lo más adecuado”.

Así lo afirma Giselle Escaño, especialista en medicina estética-nutriología clínica, quien entiende que la gran mayoría de las personas buscan bajar rápido, pero se olvidan de lo más importante: ¿Qué hacer luego de bajar de peso? y ¿cómo pueden llevar una vida normal?, generando como consecuencia un aumento del doble de lo que lograron bajar.silueta-sdsp01

Todos los ambientes

La nutrióloga asegura que se debe cambiar la visión de la población, y dice: “Nuestro objetivo es hacer que el paciente aprenda a comer saludable en todos los ambientes que se le presenten; cuando sale de viaje, en el trabajo, cuando va a una fiesta o evento familiar, lo ideal es saber defenderse ante cualquier situación, pero siempre disfrutando el momento”.

Con relación a los elevados niveles de obesidad y afecciones cardiovasculares que se registran en el país, destaca que aun falta mucho por educar, ya que entiende que aunque la gente se preocupa cada vez más por lo que come, las estadísticas y los estudios normalmente se realizan en personas que no han tenido igual acceso a ciertas comidas como otros.

Individuales

La doctora Gi, como la conocen sus pacientes, dijo que ella personaliza la alimentación de acuerdo a las necesidades nutricionales de las personas.

Afirma: “Esto permite que el paciente se adhiera más fácil al tratamiento y pueda lograr su objetivo de peso y estilo de vida saludable”.

Antes de elaborar el menú, se hace una evaluación tanto clínica como física exhaustiva de cada persona para así determinar si existe algún déficit nutricional o condición clínica la cual deba tomarse en cuenta.

En general, recomienda eliminar los alimentos procesados, las harinas, azúcares, comidas chatarras, limitar carnes rojas, bebidas alcohólicas para ayudar al organismo a completar el proceso de desintoxicación de una manera más rápida.

Su metodología es enseñar a los pacientes a comer cada semana, los consulta y al pasar balance de sus metas, le realiza un menú personalizado que garantice una nutrición equilibrada, que no sea tan sacrificada, agradable al paladar de la persona.

El método

El centro Escaño Endocrinología & Estética, donde labora, realiza el método de “bioimpedancia”, un estudio que a través de la conductividad del cuerpo determina el por ciento de grasa corporal total, hidratación, las calorías que el paciente normalmente consume durante el día, su edad metabólica, porcentaje de masa muscular, grasa visceral, contextura ósea, índice de masa corporal y otros valores que ayudan a identificar ¿porqué el sobrepeso o la obesidad en el paciente?, luego “determinamos el plan de acción: tipo de alimentación más tipo de ejercicios.

Testimonios

“Desde hace muchos años soy su paciente y ahora también mi hija, en este último plan he rebajado 18 libras y estoy fascinada con los resultados”.

Geidy Lizardo
PACIENTE

“Mi esposo y yo decidimos hacer este plan por tres meses y gracias a este bajé 20 libras y mi esposo 26. Lo mejor es que cambiamos el estilo alimenticio”.
MARÍA TERESA
PACIENTE

El alcohol tiene calorías vacías

Prohibir el alcohol en un régimen es lo que todos temen, ahora bien, hay que aclarar que las bebidas alcohólicas contienen calorías que son estimulantes del apetito (dan hambre), pero estas son vacías (es decir, no aportan nutrientes).

Todo esto es importante mencionarlo porque muchas veces estamos tratando de controlar lo que comemos y se nos olvida el alcohol, ya por eso entendemos que debemos bajar de peso. Mucho ojo, el alcohol sí tiene calorías, hasta más que los carbohidratos.