George Floyd trabajaba para dos dominicanos

Trataba de aprender a bailar bachata, le gustaba el arroz con habichuelas y quería conocer República Dominicana

285
George Floy en el "Conga Latin Bristo", laboraba en un negocio de comida y bebidas proidada de una pareja de dominicanos en Minneapolis.

George Floyd, el hombre afroamericano que ha estremecido a la sociedad al ser muerto el 25 de mayo mientras era arrestado por cuatro policías en Minneapolis, trabajaba para una pareja de dominicanos que tienen allí un negocio de diversión en el que se desempeñaba como seguridad.

Los esposos Geovanny y Ruth Thunstrom hablaron acerca de su relación con Floyd en una entrevista de unos 20 minutos con Roberto Cavada en Telenoticias, emisión Estelar, en la que detallaron su trato personal, su condición humana y algunos de sus gustos.

A Floyd le gustaba el arroz con habichuelas y trató en varias ocasiones de aprender a bailar la bachata, pero esto último se lo había impedido su estatura de unos 6 pies y 6 pulgadas, y el hecho de tener dos pies izquierdos, una expresión utilizada para referir a aquellas personas de torpeza notable cuando de bailar se trata.

Comía mucho, además del “arroz con frijoles pintos”, bistec encebollado, y solía hacerlo en el área de comida de Conga Latin Bristo, donde tenía un descuento significativo por ser parte del personal del negocio.

Le también: George Floyd: la oleada de protestas por la muerte de un afroestadounidense a manos de la policía que llevó a la quema de una comisaría

               Obama sobre la muerte de George Floyd: «Esto no debería ser normal en 2020»

Su amabilidad era notable y cuando saludaba a los clientes solía hacerlo con una inclinación de la cabeza, describió la pareja.

Geovanny Thurstom, segundo, un dominicano de Cabrera, junto a personal de Conga Latin Bristo. Al final, George Floyd.

En la entrevista, realizada por vía virtual, la señora Ruth Thunstrom, dominicana residente en Minneapolis, dijo que su empleado era una persona pacífica y amable, que solía conversar con los clientes del negocio, Conga Latin Bristo, en el que trabajaba desde hacía unos cuatro años.

En conversaciones con su empleador, Geovanny Thunstrom, en ocasiones le había manifestado que le gustaría conocer República Dominicana.

Expresaba a menudo su gusto por los ritmos latinos (salsa, merengue, bachata…), habituales en su ambiente de trabajo en el centro de diversión y servicios.

La última vez

La muerte de Floyd en el vecindario de Powderhorn, Minneapolis, provocó primero protestas locales que se han extendido por toda la unión americana en contra de la violencia policial que afecta de manera marcada a los estadounidenses descendientes de africanos.

La última vez que la pareja dominicanos para los que trabajaba lo vieron fue unos días antes, cuando fueron a buscar el dinero que les pagaba por un apartamento que le rentaban, dijeron en la entrevista.

Ante la pregunta: ¿Existe la discriminación en Minneapolis o en Minnesota?, el señor Thunstrom, nativo de Cabrera, un poblado a unos 40 kilómetros de Nagua, respondió que sí, pero hizo la observación de que es bastante difícil de probarla cuando hay policías involucrados.

Esperan que el proceso de los cuatro policías que arrestaron a Floyd, tres de los cuales observaban mientras el agente Derek Chauvin le presionaba el cuello con la rodilla al detenido, acabe con las manifestaciones de protesta, porque junto a la gente que demuestra su indignación de manera ordenada se moviliza gente que va a realizar desórdenes.

Cuando el gobernador del estado de Minnesota autorice la apertura de los negocios de diversión, como Conga Lain Bristo, la pareja de dominicanos para los que trabajó Floyd hasta que fue parado por la pandemia del coronavirus COVID-19, se proponen realizar un memorial como homenaje al hombre que con su muerte ha llamado la atención sobre la brutalidad policial, especialmente dura contra los afroamericanos, por discriminación.

-- publicidad --