Sábado, 20 de abril, 2019 | 4:35 pm

Filme uruguayo trata doble vida familiar, tema común y tabú en Latinoamérica

imagen


Montevideo.- La película documental “Preso” gira en torno a la doble vida familiar de Miguel Gómez, un tema frecuente en la “sociedad latinoamericana”, pero a la vez “tabú”, según destacó en una entrevista a Efe su directora, la uruguaya Ana Tipa.

Para realizar esta película de no ficción la creadora y su equipo se sumergieron durante dos años en la vida de un constructor uruguayo que se “ve atrapado” entre dos familias, una en Uruguay y otra en Brasil.

“Contamos una historia que podría ser de una película de ficción, la historia de una persona que se ve atrapada en un conflicto”, explicó Tipa.

Llevar este tema a la gran pantalla “de una forma seria”, según la cineasta, es algo “innovador”, ya que, si bien se trata de una situación que ocurre “a menudo en determinados ámbitos y sociedades”, es una cuestión que “por lo general” en el cine se trata “desde la comedia”.

Además, la doble vida familiar, para la cabeza de la productora Huerfanita Films, es algo que es “habitual” en la “sociedad latinoamericana” y a su vez “un tema un poco tabú”.

“Suele haber situaciones que son una especie de acuerdo tácito entre las partes, pero que nunca se blanquea, nunca se destapa, nunca se aclara”, anotó la artista.

Como es el caso que se da en esta cinta de 92 minutos, en la que se ve como Gómez, que trabaja en la construcción de la cárcel más grande de Uruguay situada al norte del país, cruza con frecuencia la frontera para pasar el fin de semana con su segunda familia.

Esta creación ha sido seleccionada y exhibida en diversos festivales internacionales como son el “Visions du Réel” de Suiza, el “Chicago Latino Film Festival” de EE.UU., el “Doc Buenos Aires” de Argentina y el “Festival de Málaga” de España.

Hecho que según señaló Tipa proporciona “una especie de sello de calidad a la película”. Otra de las características que, de acuerdo con la directora, hace “atractiva” esta obra es que a pesar de ser un documental no recurre ni a entrevistas ni a narraciones explicativas.

“La película se cuenta sola, es como si vieras una película de ficción, pero todo lo que estás viendo es real, no hay nada ficticio”, subrayó. Pues según la amante del séptimo arte la acción es capaz de contar “muchas cosas” y es “mucho más cinematográfico y estético que mucha palabra”.

Por esa razón, Tipa se decantó por usar elementos que estaban presentes en la vida de estas familias como el celular, los largos viajes en omnibus o las remodelaciones de las viviendas familiares, para guiar al público durante el documental.

Con respecto a cómo la artista se topó con esta historia, la suramericana desveló que fue un poco por casualidad, pues ella se desplazó a la construcción de una cárcel para recopilar material para una serie documental sobre las personas y sus viviendas.

“Allí me encontré con Miguel. Muy rápido hubo una química, me contó que estaba en una situación difícil en su matrimonio y en realidad tuve un poco la intuición de que ahí iba a salir una historia”, apuntilló la cineasta.

Asimismo, la creadora declaró que al principio no sabía qué tipo de material iba a salir, pero que el hecho de estar en la frontera, de que Gómez estuviera construyendo una cárcel y a su vez él se viese “atrapado en su propia situación” le pareció inspirador.

En lo referente a cómo han reaccionado los protagonistas del filme al producto final, Tipa señaló que cuando Gómez vio la cinta por primera vez este estaba muy emocionado.

La película, que se estrenó este jueves en Montevideo, también será proyectada este fin de semana en otros departamentos del país.