Fallece el cantante lírico Arístides Incháustegui

Fallece el cantante lírico Arístides Incháustegui

Fallece el cantante lírico Arístides Incháustegui

SANTO DOMINGO.- Falleció este martes  a la edad de 79 años el cantante lírico Arístides Incháustegui, tras sufrir quebrantos de salud.

Incháustegui murió en la a Clínica Abreu, del Distrito Nacional.

Además de cantante lírico, Arístides Incháustegui Reynoso, fue  investigador e historiador. Nació en la ciudad de Santo Domingo.
Estudió con el profesor José Dolores Cerón. Es de la generación de “Rahintel”, en los tiempos de la sana competencia entre “La Voz Dominicana” y la naciente empresa radio televisora del ingeniero Pedro Pablo Bonilla.
Actuó  en “La Hora del Moro”, con el maestro Rafael Solano y su grupo musical. El artista de personalidad definida interpretaba la canción tradicional popular. El tenor viajó a los Estados Unidos de Norteamérica en los inicios de los años 60. Estudió canto con los profesores Tina Paggi, Cornelius Reed y Eugene Morgan, recibiendo clases de movimiento escénico de Frank Cosaro.
Trabajó  con instituciones culturales musicales entre las que están  Amate Opera Cornpany, Bel Canto Opera, y New York Liric Opera.  Ha actuado con la Orquesta Sinfónica Nacional bajo la dirección de los profesores Roberto Caggiano, García Asencio, Julio de Windt, Carlos Piantini, Enrique de Marchena, Carlos Chávez, Manuel Simó y Jacinto Gimbernard.
Estudió canto en Alemania con el tenor Helge Roswaenge. En la inauguración del Teatro Nacional de República Dominicana, actuó en la más importante casa de arte cantando fragmentos de “La Traviata” de Giuseppe Verdi.
En 1974 fundó la compañía Opera Dominicana, montando “Il Pagliacci” de Ruggiero Leoncavallo. Las obras fueron presentadas además en el Auditórium de Bellas Artes de Santo Domingo y en el Politécnico de Santiago.
Laborioso las 24 horas del día, sus aportes tras largas y minuciosas investigaciones respecto a los orígenes de las expresiones musicales, culturales y patrióticas dominicanas son parte del legado que dio a  conocer a través de sus libros editados, textos periodísticos, charlas, disertaciones y actuaciones líricas, desde el dulce manejo del verso y la música popular ligera, hasta la dramática expresión del arte puro, del canto alto.
Arístides Incháustegui actuó como tenor solista en el “Réquiem” de Giuseppe Verdi en Providence, Rhode Island, EE.UU, bajo la dirección de Vicent La Selva el 7 de febrero de 1976. También en la Academia de Brooklyn, en la ocasión del estreno escénico en New York de la Opera “Giovanna D’ Arco” de Giuseppe Verdi.

 



Avatar

El Día

Noticias Relacionadas